Reacciones a la crisis egipicia: el Gobierno español condena la violencia de los sucesos
El Papa condena la violencia y recuerda a las víctimas en la misa de la Asunción de la Virgen en Castel Gandolfo - efe

Reacciones a la crisis egipicia: el Gobierno español condena la violencia de los sucesos

Actualizado:

El presidente de Francia, François Hollande, ha convocado en el Palacio del Elíseo este jueves por la mañana al embajador egipcio para manifestarle su preocupación por los «trágicos sucesos» registrados la víspera en el país norteafricano y le ha pedido que juntos hagan «todo lo posible para evitar una guerra civil», han informado los medios franceses. Hollande ha trasladado al embajador egipcio en Francia la petición de «liberar a los prisioneros», lo que podría constituir «un primer paso hacia la reanudación de las conversaciones». El jefe de Estado francés ha manifestado su preocupación por los «trágicos sucesos» ocurridos el jueves durante el desalojo de los campamentos de protesta de El Cairo.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha reclamado una reunión urgente del Consejo de Seguridad para reaccionar cuanto antes a los acontecimientos del jueves en Egipto, que ha definido como una «masacre». «Aquellos que permanecen en silencio frente a esta masacre son tan culpables como aquellos que la han perpetrado. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debe reunirse rápidamente», ha afirmado Erdogan, en una rueda de prensa en Ankara

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha convocado para mañana al embajador de Egipto en Madrid, Ayman Zaineldine, con el fin de trasladarle la inquietud de España por la situación del país y para condenar el uso de la violencia. «La violencia no puede resolver los graves problemas políticos, sociales y económicos de Egipto, pues compromete seriamente la convivencia y el porvenir de todo el país», señala el comunicado del Gobierno. Añande que se lamenta «profundamente los gravísimos sucesos ocurridos en Egipto» a raíz de la disolución de las manifestaciones de partidarios del expresidente Mursi y ha condenado el uso de la violencia que ha provocado numerosas víctimas mortales y heridos.

El Papa Francisco dijo hoy en Castel Gandolfo que «llegan por desgracia noticias dolorosas de Egipto» e instó a los presentes a orar juntos «por la paz, el diálogo y la reconciliación en aquella querida tierra y en el mundo entero».

La organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) ha pedido a las fuerzas de seguridad egipcias que den «con urgencia» los pasos necesarios para evitar nuevos «derramamientos de sangre» en el país.

La Casa Blanca ha condenado la violencia utilizada por las autoridades egipcias para reprimir las movilizaciones convocadas por seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi y ha instado al Gobierno interino a respetar en todo momento los Derechos Humanos.

«La violenta crisis de Egipto se parece cada vez más a una guerra civil y es continuación directa de la Primavera Árabe», ha manifestado el senador ruso Mijail Marguélov, representante del presidente Vladímir Putin para los países del continente africano.

La Unión Europea (UE) ha reclamado contención a todas las partes en Egipto y ha considerado «extremadamente preocupantes» las informaciones sobre víctimas en el desalojo de las acampadas de los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha condenado la violencia registrada este miércoles en las calles de Egipto y ha lamentado que las autoridades «hayan elegido la fuerza para responder a las manifestaciones» organizadas tras el golpe militar del 3 de julio.

El presidente de los Socialdemócratas (S&D) en el Parlamento Europeo, Hannes Swoboda, ha condenado la violencia en Egipto que ya ha dejado centenares de víctimas ha afirmado que «los brutales ataques que llevan a cabo las fuerzas de seguridad son escandalosos».

El Gobierno español ha asegurado este miércoles que ve «con suma preocupación» las últimas noticias sobre el desalojo de los dos campamentos de protesta de El Cairo, al tiempo que ha emplazado a las fuerzas de seguridad y a los manifestantes partidarios de Mursi a actuar con «la debida contención», ha indicado en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.