Las contradicciones del topo Snowden
Edward Snowden solicita ayuda a países como China, el cual no respesta las libertades civiles - efe

Las contradicciones del topo Snowden

Cuatro las flagrantes contradicciones en las que ha incurrido en presunto defensor de la libertad de expresión

Actualizado:

Edward Snowden, responsable de la filtración que reveló el programa de espionaje masivo norteamericado, se erige en adalid de la libertad de expresión, buscando un refugio por todo el mundo que lo cobije de Estados Unidos. Sin embargo, ha solicitado ayuda a la República Popular China y a Rusia, dos países autoritarios que no respetan las libertades civiles que, paradójicamente, Snowden presume defender a ultranza. Atrapado en este periplo sin salida, Snowden llegó el pasado domingo 23 a Moscú procedente de Hong Kong con la intención de refugiarse en Ecuador, aunque sigue en paradero desconocido. Washington ya ha manifestado su descontento con la diplomacia del gigante asiático, acusándole de «haber permitido escapar a un fugitivo», según ha dicho el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Carney también se pregunta si «Snowden ha elegido China y Ruisa por la poderosa defensa que hacen estos países de la libertad de expresión». Estas son las flagrantes contradicciones en las que ha incurrido en presunto defensor de las libertades, Edward Snowden.

Escondido en la patría del ciberespionaje

Snowden denunció el ciberespionaje realizado por EE.UU., pero el primer lugar al que se fugó fue China, patria del ciberespionaje y de la ciberpiratería. China, además, no espía para combatir el terrorismo, sino fundamentalmente para copiar tecnología occidental. Su espionaje se lleva a cabo sin ningún control judicial. Y en el país no existe una prensa libre que lo pueda denunciar. En China ni hay debate ni escándalo por el espionaje del gobierno

Huido a un imperio regido por un kagebista

Snowden denuncia a la NSA y de la CIA. Pero, tras huir de Hong Kong, aterriza en Moscú, capital de un imperio regido por un kagebista, Vladimir Putin, que ha convertido a los servicios secretos de su país en puntal del sistema político. Es más, ese mismo día WikiLeaks anuncia que la defensa de Snowden la hará el juez Garzón, separado de la carrera por realizar escuchas ilegales

Pide asilo a un país acosador de la prensa

Varado en Moscú, Snowden pide asilo al presidente de Ecuador, Rafael Correa, conocido por su aversión a los medios de comunicación privados. Correa aprobó una Ley de Comunicación que condena las filtraciones. Y desde luego, por polémica que sea la filtración que publique un medio ecuatoriano, jamás podrá soñar con alcanzar la dimensión de la súperfiltración de Snowden

Y pide la defensa a Garzón, el juez de las escuchas

WikiLeaks ha asegurado que el juez Baltasar Garzón se encargará de la defensa de Snowden. Garzón puntualiza que, por ahora, solo está estudiando el expediente. El caso es que no deja de ser chusco que el denunciante Snowden recurra para su defensa a un juez inhabilitado precisamente por realizar escuchas a sus investigados cuando estos se comunicaban con sus abogados en descarada violación del derecho de defensa.