Las fuerzas afganas asumen la dirección de todas las operaciones de combate en el país
Rasmussen y Karzai se saludan este martes en Kabul - afp

Las fuerzas afganas asumen la dirección de todas las operaciones de combate en el país

La ISAF cede el control de los territorios más complicados, con una mayor presencia de insurgentes y más próximos a Pakistán. Las fuerzas internacionales seguirán actuando militarmente hasta finales de 2014

Actualizado:

El presidente afgano, Hamid Karzai, ha anunciado este martes los últimos territorios del país que pasarán a estar bajo responsabilidad principal de las fuerzas de seguridad afganas en el marco de la quinta y última fase del proceso de relevo prevista, según el calendario pactado entre Kabul y la OTAN. Karzai ha anunciado en una ceremonia en Kabul, que ha contado con la presencia de la plana mayor del Gobierno afgano y del secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmusssen, entre otros, que los últimos territorios donde falta por comenzar el proceso de relevo pasan a responsabilidad afgana.

El anuncio de la quinta fase del proceso de relevo o transición marca una importante etapa para la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, ya que implica que a partir de ahora las fuerzas afganas asumen el liderazgo de todas las operaciones en todo el país, lo que permitirá a las fuerzas internacionales pasar a un papel de apoyo y entrenamiento sobre el terreno.

El quinto tramo de territorios comprende 91 distritos de once provincias del sur y este del país: Kandahar, Jost, Logar, Nuristán, Nangharhar, Kapisa, Laghman, Paktiya, Patkia y Zabul. Se trata de los territorios más complicados con una mayor presencia de insurgentes y próximas a Pakistán.

«Este ha sido uno de mis mayores deseos y objetivos. Estoy contento, como ciudadano afgano y presidente afgano, de que hemos logrado este objetivo hoy. Tener a las fuerzas afganas al mando de sí mismas y al servicio del país», ha reconocido Karzai en rueda de prensa conjunta con Rasmussen al término del acto.

Relevo

El proceso de relevo, que comenzó en marzo de 2011 con el anuncio de los primeros territorios, debe completarse a finales de 2014 cuando concluya la operación de combate de ISAF, según el calendario pactado entre la OTAN y Kabul. Karzai ha asegurado la importancia igualmente de este día o quizá más incluso para el propio pueblo afgano por saber que son sus propias fuerzas las que «están dando protección a sus vida y su país».

El mandatario afgano ha recordado que las restantes fuerzas internacionales —todavía quedan sobre el terreno unas 97.800, incluidas 68.000 estadounidenses según datos de la OTAN de junio— saldrán del país de acuerdo con «el calendario» pactado, momento en el que se ha mostrado convencido de que las relaciones bilaterales «cambiarán» dado que se «basarán en acuerdos» sellados por ambas partes, en alusión a los acuerdos sobre el estatus de las fuerzas que se quedarán sobre el terreno a partir de 2015.

El Gobierno afgano negocia sendos acuerdos con Estados Unidos, otros países terceros y con la OTAN, para dar cobertura a las tropas que se quedarán sobre el terreno a partir de 2015. Washington ya ha avisado de que no dejará tropas más allá de 2014 sin garantías de inmunidad diplomática para ellas.

Karzai, que ha explicado que ha abordado el acuerdo entre Afganistán y la OTAN en la reunión que han mantenido este martes, ha dejado claro que en dichos acuerdos se tendrán en cuenta «los intereses» de los socios internacionales y de Afganistán y ha confiado en que su país «se encuentre en paz, estabilidad y fortaleza» una vez se «completen tales acuerdos».

Rasmussen: «Podemos estar orgullosos»

Rasmussen ha calificado de «hito» que las fuerzas afganas pasen a asumir la responsabilidad de la seguridad «en todo el país», lo que permitirá a las fuerzas internacionales «cambiar de un papel de combate a un papel de apoyo». «Ya no planificaremos, ejecutaremos o dirigiremos operaciones de combate. A finales de 2014 nuestra misión de combate se habrá completado y una nueva misión comenzará», ha precisado en un comunicado el danés.

«Hemos trabajado duro, hemos luchado duro para hacer esto posibe y podemos estar orgullosos de lo que hemos logrado juntos», ha dicho en Kabul el danés, que ha elogiado la «gran valentía, capacidad y grandes sacrificios» de las tropas afganas. «Todos los afganos pueden estar orgullosos de sus fuerzas de seguridad», añadió. El secretario general aliado ha recordado el apoyo de las fuerzas internacionales para ayudar al cuerpo afgano a «levantarse por su propio pie» y ha recordado que las fuerzas afganas se encargarán de la protección y seguridad en los próximos comicios presidenciales de abril de 2014, que serán «una oportunidad» para que los afganos hagan oir su voz y «mostrar su compromiso con la democracia, inclusividad y seguridad».

«Mi mensaje al pueblo afgano hoy: "Hemos emprendido un largo viaje, pero el objetivo está a la vista. A finales del año que viene sus fuerzas del orden serán plenamente responsables de su seguridad y nuestra misión de combate terminará, pero esto no es el final de nuestro camino juntos, marcará el inicio de un nuevo viaje"», ha recordado el danés. «Después de 2014 crearemos, si nos invitan, una nueva misión de entrenamiento para entrenar, asesorar y asistir a las fuerzas afganas», ha subrayado Rasmussen.

Entre 8.000 y 12.000 efectivos

La OTAN ya ha acordado seguir apoyando a las fuerzas afganas a partir de 2015 con una nueva misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento pero que ya no será de combate. Aunque hasta dentro de unos meses no se cerrarán los detalles de la misión, los aliados estudian dejar una fuerza de entre 8.000 y 12.000 efectivos para la nueva misión, al margen de las fuerzas especiales que pueda dejar Estados Unidos sobre el terreno para operaciones antiterroristas, que no formarán parte del mandato de la nueva misión aliada.