Israel dará a elegir a los ultraortodoxos entre las matemáticas o las subvenciones
El año pasado, varios jóvenes ultraortodoxos protestaron en Jerusalén por las políticas del Gobierno israelí - reuters

Israel dará a elegir a los ultraortodoxos entre las matemáticas o las subvenciones

El Gobierno israelí condiciona a esta comunidad minoritaria: o sus escuelas empiezan a incluir materias básicas o verán recortado su presupuesto estatal a la mitad

Actualizado:

Un proyecto de ley propuesto por el ministerio de Finanzas israelí podría dar al traste con el sistema de enseñanza que las escuelas para ultraortodoxos llevan décadas aplicando sin que el gobierno interfiera en lo que se estudia en las aulas religiosas.

Según el proyecto, cualquier escuela ultraortodoxa que no incluya asignaturas básicas como las matemáticas, verá su presupuesto estatal reducido a la mitad. Otras asignaturas consideradas básicas por el ministerio de Educación israelí son el estudio de la lengua hebrea y la inglesa.

El jueves se presentará este proyecto de ley ante el Fiscal General Yehuda Weinstein, y de aprobarse, supondría un duro golpe a la comunidad ultraortodoxa israelí, que durante años ha tenido enormes privilegios en materias de educación, servicio militar y subvenciones estatales.

Otra de las propuestas de este proyecto de ley que afectará principalmente a esta comunidad, que compone el 10 por ciento de la población, será también en materia de educación, ya que las guarderías subvencionadas por el estado serían solamente para familias en las que los dos padres trabajan.

El ataque a los ultraortodoxos no cerrará ningún agujero en el déficit

Esto supondría un duro golpe para la mayoría de familias ultraortodoxas, ya que por lo general los hombres estudian en escuelas talmúdicas y no trabajan, mientras que las mujeres llevan el peso del trabajo y del hogar. Así, esperan desde el ministerio de Finanzas, se obligará a los dos cónyuges a incorporarse al mercado de trabajo.

Este proyecto de ley va de la mano del borrador del nuevo presupuesto para 2013-2014 que prevé dolorosos recortes sobre todo en materias que afectan a los ultraortodoxos como las prestaciones sociales, de las que ellos son los mayores beneficiarios en Israel. Estos recortes, esperan desde el gobierno, taparán en parte el déficit del 4.2 por ciento del PIB de Israel.

Los ultraortodoxos han protestado estas propuestas y se han quejado de la persecución a la que ellos consideran, están sometidos desde el nuevo gobierno.

“Este ataque a los ultraortodoxos no va a traer la salvación ni va a cerrar ningún agujero en el déficit”, dijo uno de los parlamentarios del partido religioso Judaísmo y Torá Unidos, Yaakov Asher, este miércoles en el parlamento.