La oposición al matrimonio homosexual da alas a una nueva derecha radical en Francia
Manifestantes contra el matrimonio gay, en una protesta violenta el viernes en París - afp

La oposición al matrimonio homosexual da alas a una nueva derecha radical en Francia

Más protestas convocadas para hoy, dos días antes de la previsible aprobación de la ley. Los contrarios a la norma esperan prolongar «indefinidamente» una contestación que tienen muchos rostros

Actualizado:

La oposición al matrimonio homosexual está sirviendo de «matriz» para una nueva generación de jóvenes conservadores, de centro, derecha y extrema derecha, que este fin de semana volverán a manifestarse, para protestar contra un proyecto de Ley que debe aprobarse definitivamente el martes. Los diversos colectivos que se oponen al proyecto de Ley han convocado nuevas manifestaciones, a lo largo de toda la primavera, esperando prolongar «indefinidamente» una contestación que tienen muchos rostros.

El núcleo central de la oposición está integrado por familias y jóvenes centristas y conservadores, mayoritariamente católicos, convencidos de que deben prolongar la contestación, incluso si el proyecto de Ley es definitivamente aprobado la semana que viene.

A la vista del éxito popular de la oposición al matrimonio gay, la Unión por un Movimiento Popular (UMP, el partido de Nicolas Sarkozy, huérfano de líder) ha decidido sumarse a la protesta iniciada por diversos colectivos de distinta sensibilidad (católicos y laicos, acompañados de algunos judíos y musulmanes).

A la derecha de la UMP, el Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Marine Le Pen tampoco espera «quedarse fuera» de la protesta callejera contra el matrimonio homosexual, aportando su propia nota, muy estridente y agresiva.

Extremistas de derecha

A la derecha, todavía, de la extrema derecha tradicional, han comenzado a surgir grupúsculos extremistas que llevan varios días provocando incidentes en algunas manifestaciones. Se trata de una novedad significativa: la emergencia de una extrema derecha a la derecha del FN, que se sirve de las protestas contra la legalización del matrimonio gay para «dar guerra» callejera a su manera.

El Episcopado, la UMP y varias organizaciones intentan evitar que las extremas derechas «dinamiten» con sus llamaradas violentas una «protesta tranquila» contra un proyecto de legalización del matrimonio homosexual que está sirviendo de revelador y canalizador de una nueva generación conservadora.