Momento «¡Boyer, que te pego, leche!»: vídeo de YouTube - abc

Las rocambolescas intervenciones públicas de Ruiz-Mateos

Entre los procedimientos sobre la expropiación, las órdenes de búsqueda y captura y las huidas de la justicia, el fundador de Rumasa ha protagonizado las más extravagantes escenas que se recuerdan en España

MADRID Actualizado:

Procedimientos sobre la expropiación, reprivatizaciones, acusaciones de falsedad documental, órdenes de búsqueda y captura, resoluciones en tribunales extranjeros, huidas de la justicia, ingresos en la cárcel… un amplio currículum cosechado por José María Ruiz-Mateos (Rota, 1931) a lo largo de tres décadas, que no le ha impedido protagonizar, además, algunas de las escenas públicas más pintorescas y extravagantes que se recuerdan en España.

Rumasa estaba constituido por 700 empresas y 65.000 empleados

El nacimiento del personaje se produjo con el decreto de expropiación de Rumasa, llevado a cabo el 23-F de 1983 por el primer Gobierno socialista y ex ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer: el «holding», constituido nada menos que por 700 empresas y 65.000 empleados de sectores tan dispares como la banca, la hostelería, la producción vinícola, los grandes almacenes, las tiendas de lujo…, facturaba más de 2.000 millones de euros anuales.

Aquella primera gran decisión de la primera legislatura de Felipe González, hizo que Ruiz-Mateos reprivatizara Rumasa por partes y comenzara su particular calvario de frentes judiciales en el que no faltaron teorías conspiratorias e sus innumerables escenas.

Un año huido de la Justicia

Tres semanas después, periodo en el que Rumasa generó una cantidad ingente de información no aclarada y la sombra de delitos se cernía sobre Ruiz-Mateos, el empresario huía a Londres, un año después era detenido en Fráncfort y, en diciembre de 1985, extraditado a España para ingresar en prisión hasta ser juzgado por falsedad documental y contable.

Aquellos 33 meses fugado de la justicia no fueron nada comparado con l a rocambolesca huída que Ruiz-Mateos protagonizó de la Audiencia Nacional –a donde había acudido para declarar en relación a unas capitulaciones matrimoniales– el 27 de octubre de 1987: «El conocido industrial jerezano – contaba ABC– aprovechó un momento de descuido de los agentes que le vigilaban y entró en un cuarto de baño, donde tuvo tiempo incluso de elegir el modelo de bigote y peluca que iba a utilizar para su huida». Como no podía ser de otra manera, el jefe de seguridad de la Audiencia fue destituido al instante.

Dos semanas después, Ruiz-Mateos era detenido en Lepe, poco después de haber concedido una entrevista a ABC: «O no me conocen o son unos imbéciles integrales. Un hombre de mis características no se queda quieto jamás», declaró.

«¡Que te pego, leche!»

Y tanto que el fundador de Rumasa no se quedó quieto. «Farsante», «impostor», mentiroso», «cobarde» y «mariconazo» fueron algunos de los «piropos» que Ruiz-Mateos le dedicó al ya ex presidente de Economía y marido de la Isabel Presley, Miguel Boyer, el 3 de mayo de 1989, antes de propinarle un puñetazo y romperle las gafas en la sede de un juzgado madrileño. Lo que muy poca gente recuerda es que Ruiz-Mateos acudía allí tras denunciar a Boyer, porque éste le había acusado de pagar al un militante de UGT para que le propinara una bofetada. «Si se atreve a salir –dijo Ruiz-Mateos–, lo más probable es que le dé un puñetazo». Dicho y hecho, poniendo después en duda su virilidad e instándole a abandonar la escolta y «pelear como un macho» ( lee aquí la discusión entera que tuvieron Ruiz-Mateos y Boyer, tras declarar).

En 1992 aparecía vesstido de Superman en el juzgado, y en 1997 de presidiario

La imagen de Ruiz-Mateos comenzaba a ser propia de los comics. El 22 de mayo de 1992, aparecía en las comparecencias de los implicados en el caso Ibercorp disfrazado de Superman: vestido de traje azul, capa y botas rojas, con megáfonos reproduciendo la banda sonora de la película y con gesto de «Boyer, que te pego, leche». «No tengo más remedio que hacer esto porque los ladrones como Boyer y rubio no están donde tienen que estar» o «yo estoy solo y Boyer lleva una guardia pretoriana como la de un presidente», fueron algunas de las declaraciones que hizo.

De Superman a presidiario

El 10 de febrero de 1997 se presentaba ante el juez, acusado de falsedad documental, con un traje «de sastre», según e xplico el mismo Ruiz-Mateos antes de entrar, con rayas horizontales blancas y negras al estilo presidiario, en cuya solapa podía leerse, como no, «Boyer». Una vez dentro, el empresario se negó a responder al juez y sus familiares abandonaron la sala entre gritos de «sinvergüenzas».

En 1989, la agrupación de Ruiz-Mateos obtuvo dos escaños en las elecciones el Parlamento Europeo

Y tampoco han faltado los anuncios televisivos protagonizados por Ruiz-Mateos, como en el que salía en actitud galante junto a una actriz con un sospechoso parecido a Isabel Presley, u otro en el que le marcaba goles a un portero caracterizado de Boyer, sin olvidar sus incursiones en la política (recordemos que, en 1989, su agrupación obtuvo dos escaños en las elecciones el Parlamento Europeo).

Ruiz-Mateos vuelve a la actualidad por el preconcurso de acreedores que solicitaron ayer diez firmas de su grupo empresarial Nueva Rumasa, aunque hace tiempo que dejó de lado sus esperpénticas intervenciones públicas… hasta el momento.