Cuadro «Mi bandera», de Ferrer-Dalmau - Vídeo: La evolución de la bandera española ARMADA ESPAÑOLA

La rojigualda cumple 175 años

El 13 de octubre de 1843, un decreto expandió el uso de la bandera de Carlos III a todos los Ejércitos

MadridActualizado:

Este 2018 celebramos un aniversario muy especial: el de nuestra compañera roja y amarilla. No en vano fue un 13 de octubre de 1843 cuando la reina Isabel II estableció que el pabellón elegido por su bisabuelo Carlos III para los barcos de guerra sería el que portarían con orgullo todos sus soldados. Una decisión que pretendía unificar la infinidad de banderas existentes en el Ejército. Desde entonces, y salvo la excepción de la Guerra Civil, la rojigualda ha representado a la nación tanto en tragedias como la batalla de Trafalgar (donde marinos de la talla de Cosme Damián Churruca lucharon por ella hasta morir), como en gestas inolvidables. Y también por ello, las Fuerzas Armadas han organizado todo tipo de eventos para conmemorar, en los próximos meses, esta fecha mágica. Algunos tan destacados como la exposición temporal «Rojo, amarillo, rojo: la bandera de todos. 175 aniversario» que acoge el Museo del Ejército.

En origen, la historia de la rojigualda comenzó cuando Carlos III se propuso evitar los inconvenientes que creaba contar en los barcos de la Marina con una enseña blanca. Y es que, el tono era utilizado por otros muchos países como Francia y podía provocar trágicos y desafortunados cruces de cañones en alta mar. Fue entonces cuando el monarca tomó la decisión de elegir una nueva enseña que flameara en sus buques. Una en la que la dinastía quedase en un segundo plano en favor de una buena identificación de la nación desde la toldilla de los bajeles. El ministro de Marina Antonio Valdés y Fernández Bazán presentó doce propuestas al monarca, y este se decantó por dos: una para los buques de guerra (nuestra actual bandera) y otra para su flota mercante con tres franjas amarillas y dos rojas. No obstante, hizo algunas modificaciones en la primera relacionada con el tamaño de las listas.

Visible en el mar

Carlos III dejó claros sus objetivos en el Real Decreto del 28 de mayo de 1785: «Para evitar los inconvenientes y perjuicios que ha hecho ver la experiencia puede ocasionar la bandera nacional de que usa mi Armada Naval y demás embarcaciones españolas, equivocándose a largas distancias o con vientos calmosos con las de otras naciones, he resuelto que en adelante usen mis buques de guerra de bandera dividida a lo largo en tres listas». A su vez, el documento incidía en que la franja central debía ser más grande que el resto para que se distinguiera a la perfección el escudo, siendo «la alta y la baja encarnadas y del ancho cada una de la cuarta parte del total». Por descontado, terminaba la descripción incidiendo en que «la de en medio» debía ser amarilla.

Aquellos tonos, sin embargo, no fueron seleccionados al azar. Ni mucho menos. Algunos expertos afirman que se usaron los colores de Aragón (rojo y amarillo) debido a que en el escudo habían adquirido mucha importancia los símbolos de Castilla y de León. Por su parte, el Comisario de la exposición del Museo del Ejército y Teniente Coronel de Infantería Antonio Manzano Lahoz es partidario de que también pudo influir la herencia hispana. «En toda la heráldica medieval española los colores que más se usaban eran el rojo, el oro y la plata. Esto es vital para comprender como aparece la bandera roja, amarilla y roja», afirma en declaraciones a ABC. Más allá de que el debate siga vivo a día de hoy, lo cierto es que el poder expansivo de esta enseña la hizo popular en un tiempo muy breve.

Isabel II

Mientras los navíos españoles daban a conocer la futura bandera nacional en los mares, el Ejército siguió utilizando multitud de enseñas para representar a sus unidades. Al menos hasta 1843, año en que la joven Isabel II decidió extender la rojigualda a todas sus tropas. Así quedó claro en el Decreto del 13 de octubre: «La unidad de la monarquía española y la actual organización del Ejército y demás dependencias del Estado exigen imperiosamente desaparezcan todas las diferencias que hasta ahora han subsistido». De esta guisa terminó de expandirse entre los diferentes ejércitos un paño que, para entonces, ya era conocido.

Desde entonces, la rojigualda ha mantenido sus colores de forma casi ininterrumpida. Solo ha habido una excepción: la Segunda República. Durante la misma, su tercera franja fue cambiada por el morado. Tras el franquismo, y durante la Transición, se decidió que la bandera fuera bicolor a pesar de la existencia de la tricolor. Y así quedó claro en el artículo 4 de la Constitución: «La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas». Y así ha permanecido hasta hoy, día en que celebramos su aniversario.