Seis reglas para viajar tranquila durante el embarazo
El uso de ropa cómoda facilitará confort durante el viajes - fotolia

Seis reglas para viajar tranquila durante el embarazo

Nunca puede faltar la historia obstétrica, por si en el lugar de destino hubiese qu ir al médico

Actualizado:

No es la primera vez que una mujer da a luz en un avión o en un taxi, aunque son historias que se encuentran más cerca de la ficción que de la realidad. Sin embargo, nunca está demás que las embarazadas que decidan irse de vacaciones tomen una serie de precauciones y medidas para disfrutar de su descanso por partida doble. La vicepresidenta de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), Concepción Martínez Romero, explica que «si la mujer ha tenido un embarazo normal y se encuentra sana puede viajar sin ningún miedo y disfrutar de sus vacaciones».

Las medidas fundamentales a la hora de viajar son las mismas que las que se establecen desde el principio: «no fumar, no beber alcohol, caminar y protegerse del sol». El periodo de menor riesgo para viajar es a partir de la semana 18, ya que el embrión ha superado las dificultades de implantación, el volumen del abdomen todavía no incomoda demasiado y se corre menos peligro de sufrir un aborto espontáneo. Después de la semana 34 es preferible no moverse demasiado, aunque debe ser el ginecólogo el que decida la conveniencia o no del viaje. Estos son los preparativos y las reglas a seguir, con independencia del medio de transporte que utilice y el lugar de destino, para tener un viaje tranquilo:

—Es aconsejable que la salida se organice con antelación, para evitar las prisas de última hora.

—Lo más importante es la documentación. «La embarazada debe llevar un informe con los datos clínicos del embarazo, del seguro médico y de viaje, como si fuera su DNI», dice Concepción Martínez.

—Llevar una agenda con los teléfonos necesarios en caso de urgencia y un neceser con lo imprescindible en caso de parto prematuro.

—Es consejable que lleve todas sus vitaminas y medicinas para más días de los que durará el viaje, por si tuviera que quedarse más tiempo.

—La ropa, ante todo, tiene que ser cómoda: sin elásticos, zapatos flexibles sin tacón, bolsos ligeros, etc. Las medias de compresión venosa son ideales para evitar el riesgo de coagulación.

—Durante el viaje es recomendable llevar a mano algo de comida, como frutos secos, galletas o alguna fruta, ya que las mujeres embarazadas tienen más predisposición a marearse.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia