fotolia
política de familia

El Gobierno estudia mejorar la prestación por hijo a cargo

Según ha podido saber ABC, Sanidad ha recogido más de 400 medidas para valorar e incorporar al Plan Integral de Apoyo a la Familia

Actualizado:

Entre las cerca de 400 medidas que el Gobierno ha recogido de todos los ministerios y estudia para incluir en el Plan Integral de Apoyo a la Familia, figura mejorar la prestación por hijo a cargo, según han confirmado a ABC fuentes cercanas a la comisión interministerial que prepara este documento. Hoy esta ayuda consiste en una dotación económica de 24,25 euros al mes que recibe sólo uno de cada diez hogares, de acuerdo con los datos de que dispone el Instituto de Política Familiar (IPF).

No se conoce cómo será reformada esta prestación, ni la decisión final que adoptará el Ejecutivo. No obstante, las asociaciones de familia tienen pocas esperanzas en que esta asignación se convierta en universal —una de sus reivindicaciones históricas— debido la actual crisis económica.Si se lograse, la prestación llegaría a todas las familias independientemente de su renta, como ocurre en la mayor parte de los países europeos. Algo que ya en su momento la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, adelantó a ABC que resultaba «muy complicado».

Cuantía mayor

Sin embargo, para las asociaciones de familia no basta con universalizar esta prestación. Estas entidades siempre han propuesto que, además, se aumente la cuantía de los 24,25 euros al mes actuales —que llevancatorce años congelada—a cien euros, como es la media europea. Y elevar los límites de renta para cobrarla. Hoy día sólo los hogares con hijos que perciben menos de 11.519 euros brutos anuales tienen derecho a ella. Para las familias numerosas ese límite de renta es de 17.337,05 euros.Y únicamente en el caso de hijos con discapacidad no se exige un tope de recursos económicos. Estos hogares perciben una asignación que oscila entre 83 y 548 euros mensuales, dependiendo del grado de discapacidad del menor.

«El Gobierno está estudiando el Plan de Familia con las asociaciones»

Pero habrá que esperar a las próximas semanas para conocer qué medidas estarán incluidas en el Plan Integral de Apoyo a la Familia, y muy en concreto cómo se va a reformar la prestación por hijo a cargo, si es que al final el Gobierno toma esta decisión. Fuentes del Ministerio de Sanidad no han desvelado a este periódico cómo se va a proceder con esta asignación económica y han asegurado que «el Gobierno está estudiando el Plan de Familia en interlocución con asociaciones. Todo sigue abierto. Y no se va a pronunciar hasta que haya un documento cerrado y acordado».

Aunque la mayor parte de las asociaciones de familia defienden universalizar la prestación por hijo, hay otras voces que se plantean la viabilidad de algunas de las medidas que se proponen. «Universalizar esta asignación es inviable en términos económicos. ¿De qué sirve dar 25 euros al mes a todas las familias? En términos de política de redistribución de renta qué sentido tiene entregar, incluso, cien euros a una familia que gana 90.000 euros al año y no tiene problemas económicos. Hay que ser realista: es preferible aumentar la cuantía de esta ayuda y elevar los límites de renta para cobrarla. Así llegaría a más hogares. Y esto sí es asumible haciendo un esfuerzo presupuestario», defiende Mª Teresa López. No obstante, desde su punto de vista, para hacer una verdadera política de familia habría que «reformular todas las prestaciones del Sistema de Seguridad Social referentes a la familia y a la maternidad».

Apoyo a la maternidad

Todas las asociaciones de familia comparten una tónica común: esta asignación debe ir más allá del carácter asistencial que hoy tiene para los hogares más vulnerables. Consideran que se trata de un apoyo para todas las familias, pues hay países que han demostrado que es una de las medida más efectivas para estimular la natalidad, como sostiene el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco. «La prestación por hijo a cargo —afirma— debe ser universal para que sea útil. No basta que se considere una ayuda a la pobreza sino que debe convertirse en una ayuda a la maternidad. Francia es el único que no está en la situacion de crisis demográfica, como el resto de Europa, porque la prestación universal por hijo ha sido clave durante cuarenta años. Por tanto, está comprobado que funciona».

«El 90% de las familias numerosas están excluidas de la asignación por hijo», se queja el director ejecutivo de la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN),Raúl Sánchez. «Con los impedimientos que hay ahora esta ayuda no sirve para nada y es una cuantía ridícula. Debería ser un instrumento de una verdadera política de familia y una compensación solidaria por el coste de un hijo que luego va a contribuir y dar beneficios a la sociedad», defiende.

Entre las más bajas de Europa

Hoy día, la única ayuda directa a las familias españolas es la prestación por hijo menor a cargo: 24,25 euros al mes, una de las más bajas de la Unión Europea, donde la media se sitúa en cien euros mensuales (104). Hay países que incluso rebasan esta cifra con diferencia, según el informe «Evolución de la familia en Europa 2014», que el Instituto de Política Familiar (IPF) presentará la próxima semana al Parlamento Europeo. Por ejemplo, Luxemburgo concede 216 euros/mes, Alemania 184, Austria 131 e Irlanda 130. Hay naciones incluso, como Finlanda y Dinamarca, que van aumentado la asignación según la edad del niño.

Ocho de cada diez familias europeas con hijos recibe una ayuda directa

Por si fuera poco, en España esta ayuda lleva catorce años congelada (desde 200), y está sujeta a un límite de renta bajísimo (11.519 euros). Por eso, sólo una de cada diez familias la recibe, según el IPF. En Europa ocurre todo lo contrario: ocho de cada diez parejas con niños disfruta de esta ayuda directa.

De carácter universal

Hay otra gran diferencia con nuestros vecinos europeos: la prestación es universal, es decir la recibe todo aquel que tenga hijos, independientemnte de lo que gane. Además hay países que amplian la ayuda más allá de los 18 años, concientes de que hoy día muchos chicos siguen en casa con los padres a partir de esa edad. Alemania, por ejemplo, ofrece 184 euros al mes a todas las familias con menores de 18 años escolarizos o de 21, si están en paro.