Xabi Alonso y su mujer
Xabi Alonso y su mujer - Kiko Huesca

Xabi Alonso: Un juicio sin red que le puede llevar a la cárcel

Es el único futbolista acusado de fraude que no pactó con la Fiscalía. Se enfrenta a cinco años en el juicio del martes

MadridActualizado:

En septiembre de 2014, las vidas de Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo tomaron caminos distintos. El guipuzcoano decidió abandonar el Real Madrid y marcharse al Bayern de Múnich, después de haber compartido con el portugués durante cinco temporadas muchos partidos y grandes triunfos, el más importante de ellos la Champions atrapada en Lisboa. Xabi se retiró en 2017 y Cristiano se marchó el pasado verano a la Juventus, pero las vidas de ambos volverán a cruzarse en Madrid el próximo martes. El destino ha querido que la Audiencia Provincial haya señalado en la misma fecha los juicios de ambos jugadores por presunto fraude fiscal.

La diferencia es que mientras Cristiano Ronaldo sabe que regresará tranquilamente a Italia sin ningún riesgo de ir a la cárcel, pues ha pactado con Hacienda y con la Fiscalía no entrar en prisión y pagar las multas correspondientes, Xabi Alonso sin embargo se ha negado en redondo a llegar a ningún acuerdo. «Mis actuaciones siempre se han ajustado al más estricto cumplimiento de la legalidad vigente», ha declarado una y otra vez el futbolista internacional, protagonista de los mayores éxitos de la selección, esa época dorada en la que España ganó dos Eurocopas y dos Mundiales. Pocos meses después de iniciar su carrera como entrenador (dirige al Infantil A del Real Madrid), le llega un trago muy desagradable: un juicio que podría haber evitado como hicieron tantos otros. Pero para ello tenía que reconocer, como hicieron el resto, su culpabilidad. Y Xabi Alonso no estaba dispuesto. Siempre dejó claro que iría hasta el final y que demostraría su inocencia. Una apuesta arriesgada, pues el Ministerio Público solicita cinco años de prisión por tres delitos fiscales entre 2010 y 2012.

En la vista que tendrá lugar este martes, además del futbolista, serán juzgados el asesor fiscal Iván Zaldúa y el administrador de la sociedad Kardazli Comercio Serviços de Consultoría e Investimentos LDA, Ignasi Maestre.

Al margen de los cinco años de prisión que pide para cada uno, la Fiscalía solicita una multa individual de cuatro millones de euros y, en concepto de responsabilidad civil, el abono de forma conjunta y solidaria de dos millones de euros a la Agencia Tributaria, pues esa fue la cantidad presuntamente defraudada más los intereses.

Según la Fiscalía, a mediados de 2009 los tres acusados se pusieron de acuerdo para articular una «aparente» cesión de la explotación de los derechos de imagen de Alonso «con la intención de que el mismo obtuviera un beneficio fiscal ilícito». El 9 de agosto de ese año, el jugador, asesorado de forma «efectiva» por Zaldúa, suscribió un contrato por el que simulaba la cesión de la explotación de sus derechos de imagen a la sociedad Kardzali en Madeira y cuyo administrador y gerente era Maestre. Pero esa sociedad pertenecía a otra radicada en Panamá de la que Alonso fue titular del cien por cien de las participaciones sociales desde el 16 de diciembre de 2009.

La Fiscalía concluye que esa «aparente» cesión de los derechos de imagen se realizó cuando el futbolista gozaba de su condición de «no residente» en España (fichó en el verano de 2009 por el Real Madrid procedente del Liverpool), pero «mantuvo dicha estructura formal» durante los años siguientes y, «al menos hasta 2012», teniendo durante ese tiempo la condición de residente fiscal español.

El futbolista tiene a favor el hecho de que su caso llegó a estar archivado hasta en dos ocasiones. Por lo tanto, hay disparidad de criterios. Juega en su contra la condena a un año a Mascherano, su excompañero del Liverpool con el que compartió asesores. El argentino reconoció su culpabilidad y aceptó un año de prisión por haber defraudado 1,5 millones de euros. Un precedente que no ha disuadido a Xabi Alonso de un juicio sin red en el que tiene demasiado que perder.