La actriz en una de sus publicaciones en las redes sociales
La actriz en una de sus publicaciones en las redes sociales - Instagram

Sofía Vergara, sobre sus curvas: «Las amo y me dan trabajo»

La actriz luce un físico espectacular a sus 44 años de edad, fruto de su disciplina

LOS ÁNGELESActualizado:

Genio y figura, Sofía saca petróleo de cada oportunidad que Hollywood le da, y todo hay que decirlo, hasta que cayó Modern Family en sus manos le había dado muy pocas. «En mi carrera he rodado mucha comedia, en el cine y la televisión, pero sin duda Modern Family es la mejor aventura profesional de todas las que he realizado. Mi personaje es sensacional, fácil y con una personalidad arrolladora».

Siempre divertida y cercana, Sofía Vergara luce un físico espectacular a sus 44 años de edad, fruto de su disciplina y entrega a la dieta y el ejercicio físico se refiere, pero eso no significa que la actriz esté completamente satisfecha con su apariencia, de hecho acaba de admitir en la revista People que si pudiera dar marcha atrás en el tiempo, hubiera aplicado protector solar no sólo en su rostro sino también en su escote. «Cuando tenía 20 empecé a ponerme crema protectora en la cara para evitar la aparición de arrugas. Ojalá hubiera hecho lo mismo con mi pecho. Ahora lo hago todos los días, aunque creo que ya es demasiado tarde, qué se le va a hacer».

Sin embargo, a la famosa intérprete ya no le preocupan demasiado los errores que pudo cometer en su juventud, ya que ahora no solo tiene que lidiar con las maratonianas sesiones de grabación de la nueva temporada de Modern Family, sino también con la promoción de su imagen y los productos que comercializa bajo la marca que lleva su nombre. «Para las mujeres es especialmente difícil ser emprendedoras profesionales, porque se nos exige el doble que a los hombres», explicó la artista, que además de diseñar una colección de ropa para K-Mart, ha sido imagen de Pepsi, Cover Girl y ahora también de su propio perfume.

Its bad luck if you dont eat wedding cake😁

Una foto publicada por Sofia Vergara (@sofiavergara) el

Los estereotipos se convierten en hipérbole cuando se trata de escribir sobre Sofía Vergara. Ella carga con ellos, los explota con ese acento exagerado de latina exuberante que quiere llamar la atención y medio grita sus respuestas cuando se la entrevista. El último proyecto alternativo de Sofía Vergara se materializó hace unos días con el lanzamiento de su nuevo perfume, So Very Sofía, una fragancia cuyo proceso creativo ha tenido muy ocupada a la artista latina, tanto como a su marido Joe Manganiello y al único hijo de la actriz, Manolo.

«Quería incorporar a mi perfume algo que me representara y que me gustara llevar. La flor de mayo, típica de mi país (Colombia), huele fenomenal, para nada es un aroma típico de las señoras mayores. Hice que Joe y mi hijo comprobaran el resultado para ver si era de su agrado. Intento involucrar a mi familia en todo lo que hago», añadió. Si Gloria Delgado-Pritchett pasea esmeraldas de bisutería en Modern Family, Vergara luce, que digo luce, enseña sin pudor un enorme brillante cuadrado regalo de su recién estrenado marido, el actor Joe Mangianello.

Es precisamente la salsa que pone Vergara en su papel lo que ha hecho que los guionistas y productores de la serie hayan ido progresivamente dando más importancia a su personaje. «Yo no he cambiado nada a Gloria, desde un principio hablé con los guionistas y llegamos a la conclusión que debía ser una mujer genérica con la que se pudieran identificar todas las latinas. Yo no estoy en situación de insinuar o decir a los escritores como creo que deben escribir».

Derrochando maneras, la actriz mueve tanto las manos en la entrevista que una no puede dejar de pensar en su alter ego en Modern Family y sin embargo estén preparados para una buena dosis de Sofía en la gran pantalla. Una mujer a quien delatan sus curvas. «Estoy atrapada dentro de este cuerpo, del que me siento muy orgullosa. Me encanta y me da leche. ¿No me has visto? No me importa. Estoy súper agradecida, las cosas vienen si tienen que venir. Sería muy desagradecida si yo ahora me quejara de mis curvas. Las amo, me dan trabajo y las disfruto».