Si Manson te quiere conocer...

Si Manson te quiere conocer...

ROSA BELMONTE
Actualizado:

Charles Manson ha echado el ojo a Phil Spector. Te meten en chirona, y como no hay chironas en el mundo, vas a parar a la misma que Charles Manson, un clásico creepy del verano (el 8 de agosto se cumplirán 40 años del asesinato por todo lo alto de Sharon Tate). La víctima ahora es Phil Spector, que comparte con Manson (o con su familia) el hecho de haber asesinado a una actriz en Los Ángeles. En el caso del productor musical, liquidó a Lana Clarkson en 2003, pero limpiamente, con pistola, por lo que ha sido condenado a 19 años.

Phil Spector se fue tan contento a la cárcel pensando que, al menos, siendo tan feo nadie se lo querría calzar. Pero llegó a la Corcoran State Prison californiana y recibió un amable tarjetón de Manson manifestándole su interés por conocerlo. Quería que fuera a su celda. Cielos. La historieta la ha contado la mujer de Spector al «New York Post». Manson ha dicho que considera a Phil Spector el mejor productor musical de la historia.

El publicista de Spector, Hal Lifson, ha bromeado trasladando los sentimientos de su cliente: «Phil está un poco como, mira, yo solía contestar el teléfono y era John Lennon, Celine Dion o Tina Turner, y ahora es Charles Manson el que está tratando de localizarme». Aunque no sé yo si prefiero que me llame Celine Dion o Charles Manson.

La Familia Manson era también un grupo musical. Como los Von Trapp, sólo que Manson y sus seguidores se dedicaron después al negocio del asesinato múltiple a domicilio (sus cosas favoritas). Habían llegado a grabar canciones con Dennis Wilson, batería y fundador de los Beach Boys. Y ahora Manson, que mata moscas con el rabo tras los muros de la cárcel, quizá quiere reanudar su carrera musical, para lo que le vendrían bien los consejos del creador del Muro de Sonido (el Wall of Sound, su técnica de orquestación). Estamos echando en falta una canción del verano pero a lo mejor Manson no es el más adecuado. Phil Spector no ha contestado a Manson. Le quedan 19 años para no hacer caso al monstruo. Pobre.

De delincuentes y cantantes a cantante delincuente. Amy Winehouse robó cocaína del bolso de Kate Moss. Y la modelo estaba tan borracha que ni siquiera se dio cuenta. Es otra de las perlas con las que el traidor ex marido de Amy se está retratando en sus babas por entregas. El sucedido tuvo lugar en una suite del pijo hotel Grammercy de Nueva York, donde festejaban con otras modelos. Cuenta que Kate le dijo a Amy que le cogiera dinero del bolso para compartir unas rayas. «Pero Amy me contó que encontró dos gramos de cocaína en el bolso, así que los tomó», revela Blake Fielder-Civil.

Pero vamos a ver, so merluzo, en este ambiente de pasote qué más dará coger el dinero que la cocaína cuando te han dado permiso para meter la mano en el bolso. Eso no es robar. También cuenta el sexo que tuvieron (él y su mujer) en el baño, pero que el resto lo hacían delante de todos. Este tipo está necesitando como el comer una acción del Comando Chichi.

Y en la sección NTASSUTMDMJ (nunca te acostarás sin saber una tontuna más de Michael Jackson), otra joya, un diamante. El productor ejecutivo del anuncio de Pepsi, Ralph Cohen, ayudó a apagar las llamas cuando al desgraciado cantante se le incendió la cabeza como a Hades en el «Hércules» de Disney. Cohen es el que en el vídeo tira su chaqueta sobre la cabeza de Jackson. Después, Cohen recogió pelo chamuscado y se lo metió en el bolsillo, donde estuvo hasta la muerte de la estrella. John Reznikoff,un reconocido coleccionista de pelos, compró la reliquia junto a la chaqueta de Armani. Ahora el coleccionista ha llevado un poco a la compañia Life Gem, especializada en crear diamantes de cenizas y de pelos. Se trata, según el jefe de la empresa, de dar a la gente la oportunidad de poseer un diamante hecho del ADN de Michael Jackson. En 2007, Life Gem y Reznikoff ya colaboraron para crear diamantes del pelo de Beethoven. El perro, no; el sordo. Estoy pensando que me voy a colocar de camarera en algún hotel de lujo, como Josefina Carabias. Pero no para escribir un artículo sino para recoger pelos famosos del desagüe de las bañeras.