El Príncipe Harry, durante su discurso
El Príncipe Harry, durante su discurso - GTRES

El Príncipe Harry se derrumba al hablar de su hijo

El nieto de la Reina Isabel II ofreció un discurso muy emotivo este martes en los premios de la fundación WellChild, en Londres

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No hay duda de que el Príncipe Harry está viviendo un momento agridulce. El hijo de la fallecida Diana de Gales ha emprendido una batalla legal contra la prensa amarillista británica para defender a su mujer, Meghan Markle, y evitar así, que sufra la misma suerte que su madre. «Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas. He visto lo que sucede cuando un ser querido se convierte en mercancía hasta el punto de que ya no se les trate como a seres reales», declaraba el nieto de la Reina Isabel II en un comunicado el día 2 de octubre. Una decisión que se comenta que ni siquiera ha gustado a la Reina Isabel II, que ya tiene suficiente con el Brexit.

Por otra parte, ha sido un gran año para él pues, el pasado 6 de mayo se convertía en padre por primera vez con la llegada de Archie Harrison Mountbatten-Windsor. Este martes, tras el comunicado contra la prensa, los Duques de Sussex retomaban su agenda oficial en los premios de la fundación WellChild, que ayuda a niños enfermos. Su paso por los galardones sorprendió -y no solo porque Meghan Markle recuperó el vestido verde de su compromiso-.

El Príncipe Harry no pudo evitar emocionarse durante su discurso. «El año pasado cuando mi mujer y yo asistimos, sabíamos que estábamos esperando nuestro primer hijo. Nadie lo sabía en ese momento, pero nosotros sí», decía. Fue entonces cuando el Duque de Sussex no pudo evitar derrumbarse. Tras darse unos segundos para tranquilizarse, prosiguió: «Recuerdo apretar la mano de Meghan tan fuerte durante los premios, los dos pensando en cómo sería convertirse en padres algún día y más aún cómo sería hacer todo lo posible para proteger y ayudar a nuestro hijo, si hubiera nacido con algún desafío que requiriese atención inmediata o se hubiera puesto mal pasado el tiempo. Y ahora como padres, estar aquí para hablaros a todos vosotros toca la fibra de mi corazón de una manera que no podría haber comprendido antes de tener mi propio hijo».