El Príncipe Andrés
El Príncipe Andrés

El Príncipe Andrés acogió a Jeffrey Epstein y a una modelo en Balmoral mientras estaba la Reina Isabel II

Pese a que el hijo de Isabel II ha intentado alejarse de este nuevo escándalo, las noticias sobre su estrecha relación con el empresario no cesan

ABC
Actualizado:

Un nuevo escándalo sacude a los Windsor después de que el Príncipe Andrés apareciese como uno de los supuestamente implicados en la trama de Jeffrey Epstein, el empresario acusado de tráfico y explotación sexual de menores que fue encontrado muerto en su celda de Nueva York hace unas semanas. Una de las víctimas, Virginia Giuffre, asegura que el fallecido magnate le obligó a tener relaciones sexuales con el hijo de la Reina Isabel II.

En dichos documentos se acusa al Príncipe Andrés de manosear el pecho a una joven en la mansión que Jeffrey Epstein poseía en Manhattan. Unas afirmaciones que el Palacio de Buckingham ha negado en varias ocasiones y que el hijo de la Reina Isabel II ha tachado de falsas y ha asegurado sentirse «horrorizado».

Pero pese a todo, las noticias sobre la buena relación que mantenía con Epstein no paran de sucederse. Al parecer, el Príncipe Andrés organizó en 1999 una fiesta en Balmoral, en la que acogió al emprerario y a una joven modelo cuando la Reina Isabel II se encontraba en la residencia. Por aquel entonces, Epstein ya había comenzado a reclutar a docenas de niñas menores de edad como esclavas sexuales.

Ante tal polémica, el hijo de la Reina Isabel II ha decidio alejarse de Inglaterra y poner rumbo a España para ocultarse del ojo público. Junto a Sarah Ferguson, el royal ha disfrutado de unos días en Sotogrande (Cádiz), según publica «The Sun», donde Ferguson suele alquilar una casa cada verano.

Apoyo incondicional

La Casa Real inglesa ha cerrado filas en torno al Príncipe Andrés. La Reina Isabel II ha mostrado todo su apoyo a su hijo, acudiendo con él a un oficio religioso tras la aparición de los más de 2.000 documentos en los que salía su nombre. Además negaron rotundamente tales acusaciones en un comunicado: «Las acusaciones son falsas y no tienen ningún fundamento».