Máxima de los Países Bajos durante su visita al centro
Máxima de los Países Bajos durante su visita al centro - EFE

Máxima de los Países Bajos recupera la sonrisa

La Reina reapareció por primera vez tras la muerte de su padre, Jorge Zorreguieta

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La «Reina más sonriente de Europa» vuelve a hacer honor a su apodo tras la muerte de su padre, Jorge Zorreguieta, el pasado 8 de agosto. Así lo demostró ayer Máxima de los Países Bajos durante su visita al centro Jessehof en Delft, un espacio dedicado a ayudar a personas sin hogar que sufren exclusión social.

Pese a los duros momentos por los que está atraveando, la Reina mostró su mejor cara a los invitados al evento, a los voluntarios de la asociación y ante el objetivo de las cámaras. Tampoco dudó en compartir charlas con los asistentes, demostrando una vez más su amabilidad y educación.

Esta visita al centro tras el fallecimiento de su padre en Buenos Aires, como consecuencia de un linfoma no Hodgkin -un tipo de cáncer contra el que estuvo luchando durante más de tres años-, ha sido la primera visita oficial tras el terrible suceso que ha asolado a la Familia Real holandesa.

Para la ocasión, Máxima de los Países Bajos escogió un colorido vestido en tonos muy vivos, pendientes rosa fucsia -muy a la moda- y el pelo suelto. Un atuendo que le aportó viveza y un poco de alegría en su rostro.

La Reina con uno de los voluntarios del centro
La Reina con uno de los voluntarios del centro- EFE