GTRES

Ingresado el duque de Edimburgo para someterse a una operación de cadera

El marido de Isabel II se encuentra en el hospital londinense King Edward VII, donde se le practicará el miércoles «una operación de cadera ya planeada»

Actualizado:

A falta de mes y medio para la boda de su nieto, el príncipe Harry, el duque de Edimburgo ha ingresado este martes en el hospital londinense King Edward VII para someterse a «una operación de cadera ya planeada». Así lo ha aclarado un portavoz del palacio de Buckingham, ante la alarma por el delicado estado de salud del marido de Isabel II.

«Su Alteza Real el Duque de Edimburgo fue admitido esta tarde en el Hospital Edward VII, en Londres, para someterse a una operación planeada en la cadera, que se efectuará mañana», detalló el escueto comunicado de palacio, en el que se asegura además que se darán más datos sobre el estado de salud de Felipe de Edimburgo «cuando sea apropiado».

A sus 96 años y retirado de la vida pública, el príncipe Felipe no asistió el pasado domingo al servicio de Pascua celebrado en el castillo de Windsor. Aunque en un principio su ausencia parecía relacionada con su 'jubilación', parece que los problemas de cadera del duque fueron el motivo por el que no acompañó a su esposa y al resto de la familia.

El duque de Edimburgo con los duques de Cambridge en Sandringham
El duque de Edimburgo con los duques de Cambridge en Sandringham - GTRES

El príncipe Felipe tampoco pudo estar presente en otro servicio celebrado el pasado jueves en la catedral de Leicester, en el que se esperaba su asistencia, a causa del problema de cadera, según informó la cadena BBC.

El esposo de Isabel II se retiró de la vida pública el pasado verano, si bien ocasionalmente acompaña a la soberana, de 91 años, en determinados compromisos.

Cuando se confirmó la retirada oficial del duque de Edimburgo de la vida pública, hace casi un año, el palacio puntualizó que esa decisión no estaba relacionada con ningún problema de salud.

Al poco tiempo de confirmarse su jubilación, el príncipe Felipe tuvo que ser ingresado en el mismo centro médico de Londres como «medida de precaución» tras haber sufrido una infección derivada de una condición médica ya existente, según explicó entonces su portavoz. En diciembre de 2011 el príncipe Felipe fue sometido a una angioplastia para desbloquear una arteria coronaria.