Las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco junto a su hermano el príncipe Alberto y su mujer Charlene
Las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco junto a su hermano el príncipe Alberto y su mujer Charlene - EFE

Los Grimaldi se reúnen para celebrar el Día Nacional de Mónaco

Tradicionalmente las celebraciones comienzan con unos fuegos artificiales en el puerto de Hércules la noche del 18 de noviembre

MadridActualizado:

Como cada 19 de noviembre, la Familia Real de Mónaco se reúne para conmemorar el Día Nacional del principado con los monegascos, una de las fiestas más significativas del año.

Tradicionalmente, las celebraciones comienzan con unos fuegos artificiales en el puerto de Hércules la noche del 18. Al día siguiente por la mañana, se celebra una misa «Te Deum», oficiada por el arzobispo de Mónaco, en la Catedral de Nuestra Señora Inamculada. Toda la familia real acudió a la celebración, a excepción de Alejandra de Hanoover, hija de la Princesa Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover; y Pauline Ducret y Camille Gottlieb, hijas de Estefanía de Mónaco. El que sí que asistió fue su hermano, Louis Ducret.

Tras la ceremonia, el príncipe Alberto pasó revista al ejército en la Plaza de Palacio junto a su mujer Charlene y sus dos hermanas, Estefanía y Carolina. Finalmente la familia monegasca al completo saldrá al balcón de palacio para saludar a su pueblo. Los hijos del heredero que cumplirán tres años el próximo mes de diciembre, Jaques y Gabriele, disfrutaron del desfile militar desde el balcón y después saludaron a la gente junto a sus padres desde el balcón.

EFE

Para este gran día, Charlene ha elegido un abrigo largo de terciopelo azul, acompañado por unos guantes de piel azulados y una pamela ladeada del mismo tono. Por su parte, las hermanas del príncipe Alberto acudieron con elegantes trajes en tonos oscuros.

Las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco junto a su hermano el príncipe Alberto y su mujer Charlene
Las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco junto a su hermano el príncipe Alberto y su mujer Charlene-REUTERS