Ana Boyer: «La fama es algo que me impone»
Ana posó con un vestido diseñado por Ángel Schlesser - ernesto agudo

Ana Boyer: «La fama es algo que me impone»

La hija de Isabel Preysler amadrinó un evento de cava y se mostró muy cercana con los medios

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La hija menor de Isabel Preysler, Ana Boyer, siempre se presentaba ante los medios como una joven tímida que posaba bajo la sombra de su madre. Discreta en su vida personal, su actitud distaba mucho de la de la reina de corazones, y sus hermanos. Ella reconoce: «La moda no me ha interesado tanto como a mi madre o mis hermanas», pero poco a poco recoge el testigo de Isabel y de Tamara y aparece en distintos actos.

e. agudo
e. agudo

El primero en el que posó sola fue el pasado verano, cuando amadrinó el Torneo de Polo de Sotogrande. Ahora, se enfunda en un vestido confeccionado por Ángel Schlesser para ser la madrina de Anna de Codorniu. En un evento donde la marca de cava quiso hacer un homenaje a «Anna», Codorniu ha elegido a tres mujeres jóvenes y con este nombre para representar la marca. Junto a la hija de Isabel Preysler posaron la actriz Ana Fernández y Ana Cristina Portillo, hija de Sandra Domecq.

Ana Boyer apareció como la protagonista del acto y posó ante los medios. No tiene ni la misma elegancia de su madre ni la soltura de su hermana Tamara, quizá trata de compensar su timidez mostrándose sonriente ante las preguntas. Aunque dice que la fama: «Es algo que me impone y a lo que le tengo mucho respeto» pero entiende la expectación que su figura despierta. «He nacido en una familia que no es convencional y es algo con lo que he crecido y, en cierto modo, estoy acostumbrada».

Sin planes de futuro

Calmada explica que aunque este año terminó Derecho: «Me licenciaré en julio porque me queda un último año de Administración y Dirección de empresas». Tiene claro que no le gusta la política y alberga el deseo de que al terminar la carrera «la situación laboral haya mejorado». Pero asegura que aún no sabe lo que hará. Eso sí, la salud de su padre condicionará su decisión. «De irme fuera, la ciudad a la que me vaya tendrá que estar cerca para poder volver a verle continuamente». Miguel Boyer « está mucho mejor, aunque le queda bastante rehabilitación por delante», tras el derrame cerebral que sufrió hace unos meses.

Después de ese incidente, la familia se volcó en el cuidado del patriarca. No ha sido hasta que Boyer se ha encontrado mejor cuando Ana ha viajado, junto a su madre y su hermana Tamara (a la que dice que echan mucho de menos «ahora que se ha independizado»), a ver a su nueva sobrina, Sofía, segunda hija de Chábeli.

A la pequeña, Ana la describe como una niña «guapísima, muy sonriente, con unos ojos azules preciosos». Mientras afirma que están todos «muy ilusionados» y rebela los padrinos del bebé: «Mi hemano Enrique y la mejor amiga de Chábeli».