A la búsqueda del padre

El relevo del caso de Manuel Díaz lo pilló enseguida Javier Sánchez Santos, que ya tiene sentencia de hijo de Julio Iglesias

MadridActualizado:

No hace mucho, tuvimos a Manuel Díaz en la tauromaquia de pleitos por alcanzar el título legal de hijo de Manuel Benítez «El Cordobés». Manuel Díaz ganó. La ley lo dicta hijo. Lo que ocurre es que el padre, ya no padre supuesto, sigue fijo en ir mirando para otro lado, no sabemos si con enfado, o con indiferencia, pero siempre con toda esa altanería del matador al que le asoma, ya veteranísimo, el bronceado interior de haber toreado mucho en Las Ventas, y en la vida.

El relevo del caso de Manuel Díaz lo pilló enseguida Javier Sánchez, que ya tiene sentencia de hijo de Julio Iglesias. Javier y Manuel engrosaron una tribu de huérfanos transitorios, o sea, la tribu de hijos no reconocidos de famoso. En esa tribu reivindicante estaban, pero ya no están, Adela Montes de Oca, o José Daniel Arellán, hijos de José María Ruiz Mateos, y Carlos Baute, respectivamente. Pleitearon Adela y José Daniel, y ganaron, lo que no quiere decir necesariamente que tengan padre, aunque lo tengan por ley.

Hace muy poco, Rafael Ruiz, de Los del Río, ha reconocido por hijo a Leonardo, que ya brinca los 30 años. El huérfano transitorio es figura de cierta frecuencia, en el show de populares. Y esto es como apuntar que es también figura de cierta frecuencia el padre más bien olvidadizo, el padre que no se entera, o no quiere enterarse.

Alberto de Mónaco, por ejemplo, anduvo en lo alto de los titulares por la causa de un hijo con carácter retroactivo. Don Alberto acabó certificando su paternidad, tras los afanes sostenidos de la madre, Nicole Coste, una togolesa. Eso mismo vino a ocurrirle a Mick Jagger, a Maradona, a Boris Becker. Y citamos deprisa. Jagger reconoció a su séptimo hijo, de nombre Lucas, tras someterse a las pruebas pedidas de ADN. Aquellas pruebas fueron la exigencia de la demanda de una modelo brasileña, Luciana Giménez. Jagger ganó un hijo, pero Jagger perdió una esposa, Jerry Hall, que no celebró aquella novedad familiar, precisamente. Maradona reconoció, de manera no alegre, a su hijo Diego Jr, fruto de una relación esporádica con una italiana.

La emocionante Liv Tyler, hija del líder de Aerosmith Steven Tyler, se enteró de quién era su padre a los 14 años.

Aquí en España duró muchos años el caso en curso de Manuel Díaz, hasta que su caso quedó claro, como decíamos al principio. Otra cosa es que el padre aparezca de verdad, más allá de los papeles incontestables. Parece, con las demandas de paternidad, que los solicitantes quisieran rematar la biografía del padre, pero en rigor quieren completar la biografía propia, porque les falta siempre un abrazo. Eso, y una prueba de ADN. Julio Iglesias va a recurrir, pero para qué. Javier Sánchez es uno más de sus nueve hijos. La vida es la vida. Y de vez en cuando va y pide en los Juzgados el padre que ya se tiene, el padre que a lo mejor no se va a tener nunca.