Brigitte Macron
Brigitte Macron - REUTERS

Brigitte Macron empieza a hacer campaña por su marido para 2020

La mujer de Emmanuel Macron se ha embarcado en un rosario de viajes, apariciones y declaraciones cuya única finalidad «subliminal» es dorar la imagen pública más o menos alicaída de su esposo

Corresponsal en ParísActualizado:

Brigitte Macron se ha embarcado en un rosario de viajes, apariciones y declaraciones cuya única finalidad «subliminal» es dorar la imagen pública más o menos alicaída de su esposo y presidente Emmanuel Macron.

Brigitte ha comenzado a mover los hilos para la próxima campaña francesa, la de las municipales de principios del 2020. En sus viajes se lo pasa pipa riendo a carcajadas con Jean-Claude Gaudin, alcalde saliente de Marsella, intercambiando mensajes nada sibilinos: «Mi esposo, tan flaco y pequeño, está encantado con un señor tan gordo y grandote por una razón muy simple: este alcalde de derechas de casi toda la vida bien merece el respaldo oficioso de un presidente en busca de nuevas clientelas electorales, municipales».

¿Qué cuchicheos se traen entre manos Brigitte y Gérard Collomb, alcalde de Lyon, que dimitió como ministro del Interior dando un portazo a cara de perro? Negocios de la misma catadura municipal. Lyon es un bastión de nuevo cuño de la extrema derecha de la familia Le Pen. Todos los modelitos de la más fina alta costura serán pocos para evitar un posible asalto extremista a un bastión bien pensante de la «macronía».

Los alcaldes de Aix-en-Provence, Burdeos y más pueblos de la periferia de París también han recibido su visita. Siempre sonriente y dicharachera, dispuesta a lucir el palmito de sus 66 años con guantes de seda, chascarrillos «chic» y mano de hierro.

Una buena campaña que se precie, puede enriquecerse con «intimidades» con las que entretener al público de las peluquerías, que también tiene su corazoncito electoral. La señora Macron ha concedido hora y pico de «confesiones» a RTL, la primera cadena radiofónica nacional, para confirmar cuán «apasionantes» son las vidas y las noches en el Elíseo, para «revelar» hasta qué punto su esposo y ella son una pareja «muy feliz». Detalles que siempre quedan bien como prólogo a las maniobras de campaña de unas elecciones municipales por venir. La armadura de guerra de Brigitte son los trapos de la más selecta alta costura nacional. «Business is business». «As usual».