Gwyneth Paltrow y Harvey Weinstein
Gwyneth Paltrow y Harvey Weinstein

Así ayudó Gwyneth Paltrow a desenmascarar a Harvey Weinstein

En noviembre de 2017, la actriz declaró que el hombre que lanzó su carrera la acosó en su hotel de Beverly Hills cuando tenía apenas 22 años e intentó abusar de ella, pero logró zafarse

ABC
MadridActualizado:

Gwyneth Paltrow fue una figura clave en la investigación encabezada por el diario estadounidense «The New York Times» que publicó las primeras acusaciones de acoso sexual contra Harvey Weinstein, y provocó el despido del productor y posterior enjuiciamiento.

Ahora, Jodi Kantor y Megan Twohey, dos de las periodistas que participaron en la investigación, han recopilado todas sus vivencias en un libro titulado «She Said: Breaking the Sexual Acoso Story That Helped Ignite a Movement», desde donde cuentan la caída de Weinstein en 2017.

Esta semana, la periodista Jodi Kantor ha revelado a la CBS que Paltrow «desempeñó un papel mucho más activo que cualquiera que haya conocido», y añadió: «Pero fue espeluznante para ella porque Harvey Weinstein había sido una influencia muy importante».

Acoso sexual

En noviembre de 2017, Paltrow declaró que el hombre que lanzó su carrera la acosó en su hotel de Beverly Hills cuando tenía apenas 22 años e intentó abusar de ella, pero logró zafarse. La actriz coincidió con el productor cuando protagonizó la adaptación de la historia de Jane Austen, «Emma». Antes del comienzo del rodaje, el productor la citó en su suite del hotel para una supuesta reunión de trabajo que terminó con el magnate poniendo sus manos sobre ella y sugiriéndole que fueran a la habitación contigua para hacerse masajes. «Era una niña, estaba petrificada», dijo en una entrevista con The New York Times. La actriz, atemorizada acudió a su novio por ese entonces, Brad Pitt, en busca de ayuda. El actor se dirigió furioso hasta las oficinas del empresario y se enfrentó a él en una calurosa discusión. El resultado fue que el productor la amenazó para que no volviera a contárselo a nadie a los gritos. «Pensé que me iba a despedir. Tuve que guardar el secreto», dijo.