El repostero real preparando la tarta nupcial. Arriba, el trozo subastado
El repostero real preparando la tarta nupcial. Arriba, el trozo subastado - ABC
EL PULSO DEL PLANETA

La tarta de Isabel II por la que no pasan los años

Subastan por 680 euros un trozo de su pastel nupcial, todavía comestible 68 años después

LUIS VENTOSO
Actualizado:

El miércoles Isabel II batirá el récord de permanencia en el trono inglés, con 23.227 días (63 años y siete meses), superando así a su tatarabuela, la Reina Victoria. Lo festejará con perfil bajo, solo asistiendo a la reapertura de un histórico tramo ferroviario escocés. Pero al hilo del récord surgen anécdotas. Gorringes, una casa de subastas del Sureste de Inglaterra, ha vendido por 679 euros un trozo del pastel nupcial de la soberana, que se casó con el Príncipe Felipe de Edimburgo hace 68 años, un 20 de noviembre, en Buckingham.

De aquella tarta de más de dos metros de altura se repartieron 2.000 porciones, que los invitados se llevaron en unas elegantes cajitas, con una tarjeta que rezaba: «Con los mejores deseos de sus Altezas Reales la Princesa Isabel y el Duque de Edimburgo». Faltaban cuatro años todavía para que Isabel se convirtiese en Reina. Uno de los invitados, gerente de un restaurante de Mayfair, se llevó su preceptiva porción del dulce y ahora su nuera la ha sacado a la venta. El comprador es un anónimo de Los Ángeles.

El enorme pastel de cuatro pisos fue apodado como «La tarta de las diez mil millas», pues se compuso con fruta seca de Australia, macerada en ron y brandy de Sudáfrica. El baño de alcohol es lo que hace que sea comestible más de medio siglo después, aunque la casa de subastas aconseja prudencia: «Podría comerse, pero no lo recomendamos».

Lo cierto es que otros azúcares reales han funcionado mejor. El año pasado se vendió por 1.120 euros una porción del pastel de Carlos y Diana. El de su hijo y Kate Middleton todavía ha sido más valorado: 2.719 euros.

Al igual que su reinado, el matrimonio de Isabel II con el peculiar Felipe Mountbatten, de 94 años, ha sido un éxito. Él era un príncipe griego nacido en Corfú, con sangre de las más granadas dinastías europeas. De hecho es primo lejano de su mujer. Se vieron por primera vez en 1934 y en 1937, durante una visita al Royal Naval Collegue en la que Felipe hizo de cicerone para la Princesa Isabel y su hermana Margarita, ella se enamoró de él. Tenía solo 13 años e iniciaron una relación epistolar que acabó en boda.

Felipe es célebre por gafé y por sus salidas de tono. Por citar solo un ejemplo, en 1998, en un viaje oficial de la Reina por Papua Nueva Guinea, fue sorprendido diciendo a un estudiante inglés: «Veo que te las has arreglado para que estos no te hayan comido». También es conocida su pasión por la cerveza frente a los espirituosos elevados de las galas o por su aversión a ídolos del pop inglés como Elton John o Tom Jones, a los que ha mortificado con sus chanzas.