Isabel Preysler «Seguí el parto de Chábeli por teléfono»
Isabel Preysler - ABC

Isabel Preysler «Seguí el parto de Chábeli por teléfono»

Después de sufrir un aborto natural hace dos años, la hija de Preysler y Julio Iglesias quiso dedicarse por entero a este embarazo

Actualizado:

Feliz y encantada. Así es como está Isabel Preysler con la llegada al mundo de su segunda nieta, Sofía, que ha sido la sorpresa de la semana. Su hija Chábeli es quien lo ha anunciado en una revista y lógicamente la reacción de Isabel es la más buscada por todos los medios. De ahí que tenga cuatro coches de paparazzi en la puerta de su casa de Madrid escoltándola cada vez que sale a la calle. «Estuve un poco preocupada cuando mi hija se puso de parto. Me llamó Christian enseguida para decirme que se iban al hospital y fueron momentos de nervios ya que volvió a adelantarse de fecha. Hace dos días mi nieta ya ha abandonado el hospital y ahora estamos muy tranquilos y felices», cuenta Preysler, quien asegura que la niña «es monísima». «Seguí el parto de Chábeli por teléfono, y es que hemos hablado a diario todo este tiempo», asegura.

Después de sufrir un aborto natural hace dos años, la hija de Preysler y Julio Iglesias quiso dedicarse por entero a este embarazo. Su médico le recomendó tranquilidad y de ahí que pidiera discreción absoluta a su familia para que no comentaran nada y evitar así el interés mediático. Por eso se trasladó con su familia a la casa que tienen en Carolina del Norte, donde suelen pasar los meses de verano. Será el próximo septiembre cuando regrese a Miami, ya que ahora prefiere estar allí y vivir los primeros meses de su hija en ese ambiente tan tranquilo. «A Chábeli le apetecía que sus dos hijos tuvieran nombres griegos. Por eso después de Alejandro sabía que si tenía una niña se llamaría Sofía», anuncia Preysler. Lógicamente, Isabel está deseando conocer y tener en brazos a su nieta y de ahí que en cuanto pueda viajará para reunirse con ellos. «Se ha vuelto a adelantar, pero no ha necesitado ni incubadora», dice mucho más tranquila ahora que ya está la pequeña Sofía con sus padres. Hay que recordar que su nieto Alejandro llegó el mundo cuando estaba en su sexto mes de gestación y fueron semanas de máxima preocupación. Por suerte y gracias a los médicos, hoy es un niño sano y feliz.