Los parlamentarios del PP Borja Sémper, Alfonso Alonso y Javier Ruiz de Arbulo
Los parlamentarios del PP Borja Sémper, Alfonso Alonso y Javier Ruiz de Arbulo - EFE

PNV y PSE acercan posturas con el PP sin cerrar un acuerdo fiscal

La rebaja del tipo general de Sociedades crea división en el Parlamento de Vitoria

BilbaoActualizado:

El Parlamento vasco ha sido, a lo largo de estas últimas semanas, el escenario de un intenso debate financiero focalizado en la reforma tributaria. Los ligeros retoques que plantearon inicialmente PNV y PSE, grupos que sustentan el Gobierno autonómico, no agradaron a ningún partido de la Cámara, que automáticamente se dividió en dos bandos. Por un lado, el PP abogó por rebajar la presión fiscal de las compañías del territorio, mientras que Unidos Podemos y EH Bildu fomentaron un aumento de los impuestos y, por ende, de la recaudación pública. Finalmente, la balanza se ha declinado en favor de los populares, que este viernes iniciaron los primeros contactos de un proceso que, si todo avanza como está previsto, propiciará la aprobación de los Presupuestos de 2018.

A la reunión, que se prolongó durante dos horas y media, acudieron los presidentes de PNV, PSE y PP, Andoni Ortuzar, Idoia Mendia y Alfonso Alonso, respectivamente. Si bien no se cerró ningún acuerdo, fuentes cercanas a la negociación aseguraron que existe «buena sintonía» entre las tres partes de cara a futuros encuentros: «Hay una voluntad compartida de trabajar», subrayaron, aunque añadieron que todavía es necesario «limar algunas cuestiones».

El propio Alonso manifestó horas antes de la reunión que bajar el tipo de Sociedades del 28 al 24% le parece una medida «muy razonable» para mejorar la competitividad de las empresas vascas. El popular, que también tratará de arañar una reducción del IRPF, hizo hincapié en que por el momento «las cosas van bien» en lo que respecta a la negociación fiscal, e incluso se mostró abierto a abordar la aprobación de los Presupuestos para hacer frente a los «chantajes» de la izquierda, que condiciona su apoyo «a la expulsión del PSE» del Gobierno vasco.

Críticas a la reforma

Por su parte, EH Bildu y Podemos cargaron ayer de nuevo contra la reforma tributaria en una jornada que evidenció la división del Parlamento en materia financiera. En este sentido, la formación morada aprovechó la estela de la bajada del Impuesto de Sociedades para informar de que, al igual que la coalición soberanista, presentará una enmienda a la totalidad de las Cuentas autonómicas del próximo ejercicio: «En Euskadi podría haber unos Presupuestos de marcado carácter social y, en cambio, hay un pacto fiscal regresivo, injusto y antisocial», manifestó en rueda de prensa Lander Martínez, su portavoz en la Cámara de Vitoria.

Las críticas a la reducción del tipo general de Sociedades también llegaron de fuera. La consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, aseguró que la medida supone una «competencia fiscal desleal» por parte de la administración vasca que, a su parecer, perjudica a los territorios limítrofes. En este sentido, la popular aseguró que la Hacienda vasca «se puede permitir» este tipo de rebajas porque tiene «una mejor financiación».