Javier De Andrés, en primer término, durante la ofrenda floral este mediodía en Vitoria
Javier De Andrés, en primer término, durante la ofrenda floral este mediodía en Vitoria - P. PAZOS

El PP recuerda en Vitoria a Miguel Ángel Blanco en solitario tras la negativa del alcalde del PNV

Alfonso Alonso critica la «posición sectaria» de Urtaran y la política del Gobierno vasco ante las víctimas

VITORIAActualizado:

El PP de Álava ha celebrado este mediodía en Vitoria un sencillo acto de homenaje en memoria del concejal popular Miguel Ángel Blanco, asesinado hace 19 años por ETA, y lo han hecho en solitario, después de que el Ayuntamiento, gobernado por el PNV -ahora en coalición con el PSE-, decidiera dejar de llevarlo a cabo bajo el argumento de que Blanco no era vitoriano.

Encabezados por su presidente, Javier de Andrés, los populares alaveses han celebrado un minuto de silencio y una ofrenda floral ante el monumento a las víctimas del terrorismo de Agustín Ibarrola. El acto central de homenaje tendrá lugar mañana en la localidad vizcaína de Ermua, cuando se cumplan justo casi dos décadas del crimen perpetrado por los terroristas que conmocionó a toda España. Acudirán la hermana de Miguel Ángel, Mari Mar, y Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, al frente de una delegación de la formación.

«El PP de Álava ha querido mantener una tradición que se ha venido haciendo en Vitoria desde el crimen que se cometió hace ahora 19 años, que era un pequeño homenaje a la figura de Miguel Ángel Blanco, a su recuerdo, y que el actual Ayuntamiento ha decidido dejar de hacer», ha subrayado De Andrés, en declaraciones a los medios de comunicación una vez concluido el breve acto.

«Nosotros, en el PP de Álava, creíamos que era importante hacerlo. Todo el PP del País Vasco es consciente de que vuelven a ser más importantes que nunca los reconocimientos a víctimas como Miguel Ángel Blanco, porque hay un proceso de diluir lo que ha sucedido en todo el proceso que padecimos frente al terrorismo, de diluirlo con otro tipo de violencias, y hacer lo mismo que sucedía hace 20-30 años, cuando aquellas personas que habían sufrido el azote del terrorismo eran prácticamente olvidadas», ha añadido. «Se vuelve a pretender hacer lo mismo por parte de aquellos que tienen responsabilidades de gobierno y tienen la oportunidad de hacer lo contrario, que es hacer el reconocimiento de cada uno».

«El reconocimiento a las víctimas de ETA tiene una razón muy justificada», ha incidido De Andrés. «Por supuesto, como cualquier otra víctima, pero además hay que recordar que las personas que fueron víctimas del crimen terrorista de ETA tuvieron que padecer la satisfacción que aquellas muertes generaban en una parte de la sociedad. Por eso el reconocimiento a las víctimas de ETA va acompañado de otra cosa, va acompañado también de esa denuncia de lo que sucedía cuando había un atentado terrorista. Había una parte de la sociedad que lo celebraba».

«Por eso fue necesario durante muchos años el despertar un sentimiento social de rechazo al terrorismo que fue fundamental, y lo conseguimos», ha insistido el presidente del PP alavés. «Y ahora están aprovechando la situación para girar de nuevo al mismo momento en que estábamos hace 20-30 años, que es el diluir estos crímenes. Tenemos el recuerdo muy claro no solo de que padecimos el terrorismo, sino que además todas las víctimas que están aquí reflejadas en este monumento fueron celebradas por algunas personas», ha vuelto a recordar.

Las víctimas de ETA, ha remarcado, «tienen que tener un reconocimiento especial, distinguido, y es lo que hemos querido hacer hoy aquí», ha concluido.

Alonso censura la postura de Urtaran

Más contundente se ha mostrado Alfonso Alonso durante una entrevista concedida a Cope en el País Vasco, en la que ha censurado la «posición sectaria» del alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran. «Es my triste que no se haga [el homenaje por parte del Ayuntamiento], contribuye activamente a ese olvido y a que no pueda ser una referencia del País Vasco una persona, seguramente, porque no era nacionalista», ha apuntado.

«Lo que quiere hacer el Gobierno vasco y el PNV, que ha venido acercándose a las posiciones de Batasuna, es echar un manto de olvido y equidistancia», ha censurado Alonso. «Hablan de todas las violencias, crean un contexto en el que se puede encontrar justificación, que distorsiona la realidad y la oculta a las nuevas generaciones de vascos».

«Nos sorprendió mucho que la prioridad del lendakari, del PNV, fueran los presos de ETA», ha añadido Alonso, en referencia a las palabras de Urkullu de la semana pasada, cuando volvió a reclamar la transferencia de la política penitenciaria al País Vasco y el acercamiento de relcusos etarras. «Es una visión pequeña. Quizás una visión preelectoral. Nos anticipa por dónde quiere ir el PNV», ha advertido.

«Es muy importante mantener viva la memoria, que es lo que por desgracia no está ocurriendo en el País Vasco. Es un grave déficit democrático para todos», ha sentenciado Alonso.

Justificación del PNV

Desde el gabinete municipal se han aferrado a la puesta en marcha de un nuevo programa de homenajes, en consonancia con las directrices del Gobierno vasco, por el que solo llevan a cabo homenajes de víctimas por atentados producidos en la capital vasca o que afectaron a personas vinculadas a la ciudad.

Fuentes del equipo de Urtaran indicaron a EP que propusieron a la Fundación Miguel Ángel Blanco que, en esta ocasión, fuera dicha entidad la que organizara la ceremonia. En este sentido, plantearon a su directora, Cristina Cuesta, la posibilidad de acudir en calidad de invitados, a lo que Cuesta, siempre según dichas fuentes, se habría mostrado «de acuerdo». Sin embargo, añaden, no recibieron ninguna invitación.