Luis Calabor

Amenazas, insultos y agresiones: los otros obstáculos a los que hacen frente las personas sin hogar

Solo un tercio de los sin techo del País Vasco no ha sido víctima de vejaciones

BilbaoActualizado:

La dramática situación a la que hacen frente las personas sin hogar se acentúa debido a los constantes desprecios de un sector de la sociedad que no duda en insultarlas o golpearlas. En concreto, el 22% de los hombres y el 30% de las mujeres que han dormido alguna vez en la calle en el País Vasco han sido víctimas de agresiones físicas al menos una vez, mientras que la mitad han recibido también amenazas y otra clase de vejaciones.

Estos son algunos los datos que maneja el Ejecutivo vasco y que reveló durante la pasada Comisión de Seguimiento de la Estrategia Vasca para Personas sin Hogar 2018-2021. Según informó la viceconsejera de Políticas Sociales, Lide Amilibia, se trata de «episodios infrecuentes», pero no de casos aislados: «Apenas un tercio señalan no haber sido víctimas de agresiones físicas, violencia sexual, timos, robos o insultos», lamentó. En este sentido, consideró «imprescindible» sensibilizar al conjunto de la población y de las instituciones públicas sobre este tipo de delitos.

En la misma línea, la dirigente nacionalista subrayó que las instituciones públicas y las entidades sin ánimo de lucro que conforman la Comisión de Seguimiento han de manifestar su más «enérgica condena» y su «rechazo a las agresiones, la intolerancia y el odio» contra las personas sin hogar. Delitos que, añadió, constituyen una «vulneración flagrante» de los derechos humanos y que hay que «visibilizar y condenar».

De esta forma, las principales instituciones de la Comunidad Autónoma vasca aprobaron una declaración en la que consideran «imprescindible» sensibilizar respecto a este tipo de vejaciones, al tiempo que ponen de relieve la necesidad de reforzar el trabajo preventivo de las entidades sociales, los recursos asistenciales y los cuerpos policiales.

Castigo «ejemplar»

En cualquier caso, la administración vasca se comprometió a perseguir y castigar de manera «ejemplar» a los responsables de dichas conductas, así como a prestar todo el apoyo legal y material necesario para aquellas personas que hayan podido ser víctimas de hechos de este este tipo. Son algunos de los objetivos de la Estrategia Vasca para Personas sin Hogar, cuyo fin último es el de incidir sobre la percepción social de la exclusión residencial, reforzar la implicación del conjunto de los agentes comunitarios y prevenir las situaciones de riesgo.

«Las instituciones y entidades públicas impulsoras de esta estrategia, junto con el tercer sector social como agente clave para su puesta en práctica, aspiramos a construir una sociedad cohesionada, lo que resulta radicalmente incompatible con la tolerancia hacia este tipo de agresiones, que en ningún caso quedarán impunes en Euskadi», concluyeron.

Jóvenes

Se trata de un nuevo plan para mejorar la situación de las personas sin hogar, a cuya atención destinó el Gobierno vasco 47,5 millones de euros el pasado ejercicio. Según informó la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazábal, tres de cada diez personas que pernoctaban en la calle en el último recuento tiene menos de 30 años, mientras que cerca del 90% se encuentra empadronado en el territorio y el 54% percibe a su vez alguna prestación económica o ayuda pública.