Boo Boo Davis
Boo Boo Davis - ABC

Clamores: doble sesión de leyendas para el 38º aniversario

La sala celebra su cumpleaños hoy con Watermelon Slim y Boo Boo Davis

MADRIDActualizado:

Muchas de las mejores cosas que han pasado en el circuito madrileño de música en vivo, han ocurrido en Clamores. Inaugurada en julio de 1981 por cinco socios, pronto quedó con dos capitanes de barco, Germán Pérez y Ángel Viejo, que convirtieron a la sala en una de las referencias indiscutibles del jazz europeo. Poco a poco, Clamores se fue abriendo al blues, el soul, el rock y otros géneros, y hoy en día es un club multiestilístico pero fiel a su principio original: ofrecer música de calidad.

Las celebraciones por su 38º aniversario han visto pasar por su escenario en los últimos días a figurones de la talla de Paquito D’Rivera, el trompetista Marquis Hill, el guitarrista Bill Frisell; el teclista Cory Henry o el bajista Christian McBride. Pero el cumpleaños de Clamores aún da para mucho más, ya que esta semana también pasarán a soplar velas dos leyendas con mayúsculas del blues.

Uno de ellos es Watermelon Slim, que para que se hagan una idea, es el único que supera el hito logrado por B.B. King, Buddy Guy y Robert Cray de lograr 6 nominaciones a los Blues Music Awardsen un año. Él consiguió esa hazaña dos años consecutivos. Nacido con el nombre de William Homans, fue apodado «Slim» por su delgada complexión y por haber estado treinta años trabajando en campos de sandías. Tiene una de las carreras y vidas más impresionantes del blues y, además de cultivar sandías, ha trabajado conduciendo camiones, operando carretillas, vendiendo leña, oficiando funerales, o incluso delinquiendo para poder sobrevivir. También pasó por la guerra de Vietnam, y allí, herido en una cama de hospital, fue donde comenzó a tocar la guitarra con la tapa de una lata oxidada de café y su mechero Zippo como slide. Grabó su primer álbum en 1973, un disco antibelicista llamado «Merry Airbrakes»; y aunque nunca ha dejado de tocar, no fue hasta1999 que grabó un nuevo álbum y retomó su carrera profesional. Desde entonces, no ha dejado de publicar discos, siempre con gran éxito por parte de crítica y público.

Desde el Delta

Le acompañará esta noche otro mito viviente, Boo Boo Davis, uno de los últimos bluesmen del Delta del Misisipí. Nacido en Drew, en el corazón del delta, pasó su infancia trabajando el algodón y escuchando los cantos de los trabajadores, hecho que desarrolló la voz que, años más tarde, impactó a audiencias de todo el mundo. Boo Boo pudo escuchar a leyendas como John Lee Hooker, Elmore James y Robert Pete Williams en su casa, donde ensayaban con su padre. Con 5 años, Boo Boo tocaba la armónica y cantaba en la iglesia con su madre; con 13 ya tocaba la guitarra blues; y con 18 años tocaba con su padre y sus hermanos mayores bajo el nombre Lard Can Band. A principios de los años 60 se mudó al norte de St. Louis y junto con sus hermanos fueron la banda residente de los fines de semana en Tabby’s Red Room durante más de 18 años. Cuenta con una extensa discografía premiada en muchas ocasiones, y ha tocado en festivales tan importantes como Pocono Blues Festival o el Festival de Jazz Montreux.

El viernes será el turno de Steffen Morrison, un músico que creció con el groove de los grandes del soul, pero también con las armonías de The Crystals, el rock de The Rolling Stones o las letras de Lou Reed. El sábado, Erin Corine hará un recorrido por los clásicos de Aretha Franklin, el innovador del jazz cabaret Cab Calloway o las grandes mujeres del blues, en compañía de su nueva formación Roots & Classics Collective. Y el domingo será el turno de The Main Squeeze, una mezcla de soul, hip-hop, funk y rock que ha compartido escenario con The Roots, Aloe Blacc, Jane’s Addiction o Trombone Shorty.