Madrid Central, desde la zona del Palacio de Oriente
Madrid Central, desde la zona del Palacio de Oriente - ABC

Tres meses para reformular Madrid Central

El bipartito de Almeida y Villacís quiere mejorar una medida que se activó de forma acelerada para llegar a las elecciones. PSOE y Ecologistas en Acción amenazan con acudir a los tribunales

Marta Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El nuevo Ayuntamiento que lidera José Luis Martínez-Almeida (PP) en coalición con Ciudadanos se enfrenta al reto de reeditar Madrid Central durante los tres próximos meses mientras dura la moratoria de multas que ayer se activó en Junta de Gobierno. La Corporación aprobó el decreto que permite hacer un paréntesis en la interposición de expedientes sancionadores por rebasar el gran área restringida hasta el próximo 30 de septiembre. Se cumplió así uno de los acuerdos programáticos pactado con Cs el pasado 14 de junio para investir al regidor del Partido Popular.

La suspensión temporal de las sanciones sirve, como precisó el nuevo delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, para «garantizar la fiabilidad técnica» de las 115 cámaras que identifican a los vehículos que acceden. Desde que se activó la fase sancionadora el pasado 16 de marzo, se han tenido que anular más de 6.600 multas por un error producido en el formato horario, que no hacía distinción entre las horas de antes del mediodía y las de después. «Queremos dar un marco de seguridad jurídica a esas sanciones», destacó el edil.

El nuevo responsable de Madrid Central reiteró hasta en cuatro ocasiones en la sala de prensa que su Gobierno no va a suspender la medida estrella de Manuela Carmena, pero sí va a mejorarla. Es más, reconoció que es previsible que se mantenga el nombre fuera de los micrófonos. «Quiero señalarles y dejarles claro que Madrid Central no se suspende, sigue vigente, lo que se hace es dar una moratoria a las sanciones para acceder, la misma moratoria que se produjo entre el periodo de implantación del 30 de noviembre y el pasado 16 marzo». El ex consejero delegado de Metro cree que no ha habido una fase didáctica lo suficientemente amplia para que todos los ciudadanos conozcan las particularidades de Madrid Central. «Es absolutamente imprescindible dar un periodo de aviso para que haya información de esta normativa», de la que considera que todavía es «compleja y novedosa».

Carabante reveló que las cartas que envió la anterior Corporación a los infractores que rebasaron el área restringida en la fase de avisos sólo llegaron a los dueños de vehículos sin distintivo ambiental, es decir, a aquellos de motor gasolina previos al año 2000 y diésel anteriores al 2006. El resto de contaminantes con acceso prohibido y con etiqueta B y C pasaron sin que se les informara vía misiva sobre el incumplimiento de Madrid Central.

Amenaza judicial

Tras la aplicación de la moratoria a partir del próximo 1 de julio se continuará dando cumplimiento al acuerdo sellado con Cs en lo que concierne a Madrid Central y se procederá a realizar una auditoría del sistema. Además, el Ejecutivo local mantendrá reuniones estos días con todos los afectados por el suspenso temporal de los expedientes sancionadores y la medida. Ecologistas en Acción, que recurrirá a los tribunales por la vía contencioso-administrativa para que se derogue la moratoria, pidió el pasado lunes cita con el alcalde.

Paco Segura, coordinador de esta entidad y de la recién creada Plataforma En Defensa de Madrid Central, considera que el argumento para paralizar las multas por los fallos registrados «es un burdo pretexto que ya se había solucionado». A su juicio, «es inmoral suspenderla cuando está funcionando muy bien». «Nos va a retrotaer a 2005, cuando no existían las APR. No volvemos a noviembre. La situación va a ser muchísimo peor, la ley de la Selva. Se va a congestionar el centro», apostilla. Este sábado han convocado una manifestación para defender que Madrid Central se mantenga intacto.

El Grupo Municipal Socialista también ha amenazado con pedir amparo a la Justicia a través de medidas cautelares. El edil socialista que va a hacer oposición en los asuntos medioambientales y de movilidad, Alfredo González, transmitió a ABC que van a estudiar el decreto y plantearán un recurso por vulneración de la ordenanza de movilidad, aunque el PP le recuerda que no la han modificado. «No es nada distinto de lo que hizo el anterior equipo durante los primeros cuatro meses de vigencia de Madrid Central», recordó Carabante.

El PSOEconsidera que la moratoria tenía que haberse aprobado en el Pleno, no a través de un decreto, aunque el nuevo Ejecutivo local se ha basado en la fórmula legal por la que se activó la fase informativa de Madrid Central el pasado 30 de noviembre, el decreto. «Madric Central se ha demostrado que funciona, que puede ser susceptible de mejora, pero que esa mejora tiene que partir de la situación actual, sin moratoria», apunta el edil.

Los socialistas reconocen que el gran área restringida aún tiene aspectos que pulir, como la incorporación de las pantallas informativas donde se especifican las plazas libres de aparcamiento en los parkings situados dentro del área.

Refuerzo del transporte

El responsable de Medio Ambiente y Movilidad trasladó que se ha dado orden al Consorcio Regional de Transportes de reforzar adicionalmente las frecuencias del transporte público desde el 1 de julio, aunque todavía queda por definir en qué medida, una decisión que se adoptará a partir de hoy en una reunión entre las partes.

Carabante subrayó «el compromiso» del Gobierno del que forma parte de mejorar la calidad del aire de la ciudad y de hacerla más sostenible. El edil confía en que no se produzca un efecto llamada de coches porque nada varía respecto a cuando Madrid Central comenzó a funcionar hace siete meses y, además, deslizó, el estrechamiento de la Gran Vía ejerce un efecto disuasor del tráfico al pasar de dos carriles a uno. «Ya existe una concienciación de que para llegar al centro de Madrid la mejor forma de hacerlo en términos económicos y de tiempo es hacerlo en transporte público», zanjó el delegado.