La presidenta de Vox Madrid, Rocío Monasterio, posa para ABC tras la entrevista
La presidenta de Vox Madrid, Rocío Monasterio, posa para ABC tras la entrevista - FOTOS: ISABEL PERMUY
Entrevista a la presidenta de Vox Madrid

Rocío Monasterio: «Llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo»

Confía en que el partido de Abascal será «la llave del gobierno» en la capital y que le robará votos a la izquierda «en los distritos del sur»

MadridActualizado:

Hija de madre española y padre cubano emigrante, Rocío Monasterio (Madrid, 1974) no rehuye la polémica: defiende la expulsión de los «sin papeles» y la persecución del top manta. La presidenta de Vox en Madrid aspira a alcanzar en torno al 18% de los votos en la Comunidad y a «ser la llave del gobierno» en la capital. Convencida de que la ruptura de Podemos les beneficia, asegura que su discurso cala entre «los votantes de izquierdas» y que les arrebatará apoyos en los distritos del sur de Madrid. Esta arquitecta considera que el modelo de movilidad de Manuela Carmena es «antifamilias numerosas» –como la suya–, «para ricos» y basado en el «camelo climático». En marzo serán sus 7.600 afiliados quienes decidan si es ella la candidata a desalojar a Carmena de la alcaldía.

¿A cuántos diputados y concejales aspiran?

Aspiramos a ganar. Las encuestas dicen que sacamos entre un 12-18% de los votos en la Comunidad. Y en la alcaldía seremos la llave para el gobierno.

¿La ruptura de Podemos les beneficia o les perjudica?

Nos beneficia, porque estamos captando el voto de la izquierda. En Andalucía fue de un 12%. A la gente a la que le afecta la inmigración es la de los barrios del sur. Es gente que va al hospital y ve que tiene una cola delante con una tarjeta sanitaria sin haber pagado nunca impuestos. Hay que ser claro: la prioridad son los españoles.

¿Qué haría con Madrid Central?

Ese urbanismo es muy antiguo. Encapsular una zona con un argumentario falso, el del camelo climático. Tenemos que garantizar el acceso rápido al centro en otra vías más pequeñas bajar la densidad del tráfico.

¿Abriría la Gran Vía?

No necesariamente. Dejaría los bulevares como canal rápido de entrada. Creemos que hay que respetar la libertad de usar el vehículo privado. No se puede penalizar al que no tiene recursos para cambiarse de coche ni a las familias numerosas, que no tienen tan fácil ir en transporte público. La política de Carmena es antifamilia, para ricos y obstaculiza la creación de riqueza y el progreso de los comerciantes.

¿También revertiría el protocolo anticontaminación?

Por supuesto. Quieren atacar la libertad de movimiento de los individuos, en la que no creen, y atacar también la privacidad de todos; no quiero que la señora Carmena tenga las matrículas de los que vienen a visitarme. Es estalinista. Las cámaras que Carmena ha puesto en Gran Vía tendrían que perseguir la delincuencia y a los manteros en vez de ponernos multas.

¿Qué propone para solucionar el top manta?

Primero: la inmigración que venga a España tiene que ser legal. Segundo: los manteros no pueden competir contra nuestros comerciantes. Hay que tener mano de hierro con este tema. No podemos proteger la ilegalidad como Carmena.

¿Echaría a los ilegales?

Sí, deberían ser expulsados.

¿Qué instrucciones le daría a la Policía Municipal?

Que levanten inmediatamente el material. No podemos incentivar a la gente para que venga prometiéndoles la panacea. Porque luego se encuentran sin papeles y su destino es vagar por las calles. Eso es de un cinismo brutal. No podemos permitir que vengan 50.000 más a colapsar los servicios donde no hay recursos. Hay que acogerlos legalmente y sólo a los que les podamos ofrecer un trabajo digno.

¿Pondría freno a la acogida de todo tipo de refugiados?

Una cosa es la inmigración ilegal y otra cosa es un refugiado por razones políticas. Como los venezolanos son víctimas de la persecución política, les daríamos asilo automático.

Por esas mismas circunstancias también vienen de Siria o de países subsaharianos...

Se ha intentado meter a todos en el mismo saco y no lo es. No se está dando refugio a iraquíes perseguidos que pidieron asilo hace cuatro años. En cambio, ¿por qué sí a los sirios que entraron hace un año? Hay que respetar la cola. Lo que no puede ser es que colemos a esos refugiados y a todos los inmigrantes que saltan la valla de Ceuta atacando a nuestra Guardia Civil.

Vox no reconoce el matrimonio homosexual. ¿Si es concejal, casaría a una pareja del mismo sexo?

Estaría bien que quien te case lo haga con ilusión. Yo se lo ofrecería a mis compañeros concejales.

Madrid es el epicentro del Orgullo Gay, ¿qué harían con esta fiesta?

En Vox no nos metemos en la cama de nadie. Me da igual la orientación sexual. Nosotros llamamos matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer, el resto son uniones civiles. Respecto a las fiestas, hay ciertos privilegios que se están dando a las fiestas del Orgullo Gay. ¿Por qué se tiene que parar toda la actividad porque se celebre el Orgullo? Colapsan Madrid un mes antes. Yo llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo, que la hemos arreglado y hemos gastado mucho dinero en ello. Así no se bloquearía el centro y no molestaría a nadie.

Quieren quitar duplicidades en administración. ¿En Madrid cuáles son?

Empezaría por todos observatorios que montó Cifuentes. No me hace falta ningún observatorio de la mujer, que no nos traten como si fuéramos distintas. Ni tampoco hace falta el observatorio LGTBI, ni las asociaciones que promueven el boicot israelí.

¿Qué harían con los cambios del callejero por la Memoria Histórica?

Revertiríamos todas las barbaridades que se han hecho. Lo que hay que quitar es la estatua de Largo Caballero y la del Che Guevara en Leganés.

Al gobierno de Carmena se le ha criticado por la red clientelar, pero su marido y usted son dirigentes de Vox.

Que mi marido y yo estemos dedicados a la política de gratis desde hace cuatro años es garantía de que estamos por otros motivaciones que no son las económicas. Los candidatos se seleccionan por la excelencia.