Manuela Carmena y Purificación Causapié
Manuela Carmena y Purificación Causapié - JAIME GARCÍA

La operación Chamartín amenaza con dinamitar el Gobierno de Carmena

El proyecto esconde una disconformidad doble: la del PSOE y la de los ediles críticos de Ahora Madrid

MadridActualizado:

Al tiempo que la operación Chamartín se asoma a su resolución, el mismo acuerdo amenaza con dinamitar el Gobierno de Manuela Carmena. La hipotética firma, que se prevé que llegue en las próximas semanas, despierta tanto la disconformidad del PSOE, molesto por no conocer el desarrollo de la negociación, como de los ediles más críticos de Ahora Madrid, que volverán a evidenciar las diferencias internas en la formación. La última comisión de Desarrollo Urbano Sostenible es la prueba más clara de que la alianza entre la marca municipal de Podemos y que encabeza Purificación Causapié está en el aire, tras la advertencia de la socialista Mercedes González al delegado José Manuel Calvo: «Quien avisa no es traidor, no va a poder aprobar la Operación Chamartín o Puerta Norte sólo con el PP. Tendrá consecuencias».

González, portavoz del PSOE en esta comisión, criticó duramente el pasado miércoles que su grupo sólo sabe del desarrollo de este proyecto, que tildó de «estratégico para Madrid», lo que «publica la prensa y, a continuación, sus desmentidos». «En su hoja de servicios consta haber roto la disciplina de voto de su partido; espero que en el futuro no conste que ha roto algo mucho más importante», espetó a Calvo a modo de ultimátum.

Lo cierto es que la amenaza de la edil socialista es el último desencuentro entre el PSOE y Ahora Madrid en materia urbanística. Las disputas en los plenos y las comisiones han sido una constante durante los últimos meses, con la acusación permanente de que el Gobierno de Carmena desarrolla una política de connivencia con el PP. Ya en diciembre les avisó de que acudirían a los tribunales si su discurso urbanístico seguía el mismo guión, tras retirar sin previo aviso tres puntos del día en una sesión. Su enfrentamiento se agravó con temas como el paseo de la Dirección, el Taller de Artillería o el cierre de los veladores del callejón de Jorge Juan. No obstante, Ahora Madrid tumbó el plan de Distrito Castellana Norte (DCN) con el apoyo del PSOE, pese a que solo un año atrás la propia Mercedes González acompañaba el entonces portavoz del grupo, Antonio Miguel Carmona, en una rueda de prensa para reivindicar el valor del proyecto. Este extremo, de hecho, fue el argumento utilizado por Calvo para defenderse en la comisión.

«En estos dos años hemos tenido más sinsabores que alegrías y algunas decepciones; a mi juicio, imperdonables», critica González. «Desconozco por completo la negociación del proyecto y no es normal que estemos al margen; es lo único que hemos hecho juntos y espero que no sea lo que nos separe definitivamente», advierte. En el fondo de la cuestión, el PSOE está de acuerdo con subdividir en ámbitos de actuación los más de 3 millones de metros cuadrados que ocupa la operación. También defiende que se reconsidere la edificabilidad y que se desarrolle la operación liderada por el Ayuntamiento, ya que la mayoría de los suelos son públicos. Éste es uno de los compromisos que Ahora Madrid firmó con el PSOE para que salieran adelante los presupuestos de 2017.

Como informó ABC, el acuerdo está tras seis meses de negociación. Si bien hay consenso en temas como que la reforma de la estación de Chamartín sea el eje del plan, que el Consistorio sea quien lleve la iniciativa o que se rebaje un 20 por ciento el número de viviendas, la cuestión que aún debe formalizarse es cómo será la «city» financiera que se levantará en los terrenos aledaños a la estación. Los metros cuadrados y el modelo que se implantará son, según fuentes cercanas a la operación, el último obstáculo a superar en la línea abierta entre el Ayuntamiento, Fomento y DCN.

Nueva división

La ruptura con el PSOE, sin embargo, no es el único problema escondido. Se espera que a pesar del acuerdo y de la necesidad del proyecto, el sector más radical de Ahora Madrid vote en contra. No es ninguna novedad; ocurrió con la modificación del Plan Parcial de Reforma Interior para construir 355 pisos junto a Nuevos Ministerios o, más recientemente, en la moción para transformar la última sede de los okupas del Patio Maravillas (Divino Pastor, 9) en apartamentos turísticos.

Esta facción, compuesta por Carlos Sánchez Mato, Mauricio Valiente, Rommy Arce, Montserrat Galcerán, Pablo Carmona y Yolanda Rodríguez, es la gran preocupación de la alcaldesa por su ánimo combativo y su tendencia extremista. Además del tema urbanístico, también se han desmarcado con el tema de la liberación de los presos políticos de Venezuela.