Circo Quirós, único circo con animales que quedaba en Madrid
Circo Quirós, único circo con animales que quedaba en Madrid - JOSÉ RAMÓN LADRA

La norma de Carmena que prohíbe los circos con animales, a los tribunales

Circos Reunidos ya ha ganado la batalla en otros municipios, al reconocerse que la competencia es de las comunidades autónomas

MadridActualizado:

Representantes de Circos Reunidos mantuvieron un encuentro el lunes pasado con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a instancias de la regidora, a tres semanas de que el Pleno del Ayuntamiento apruebe la ordenanza que prohíbe los animales salvajes en estos recintos. La cita terminó con la advertencia de los damnificados de que recurrirán la nueva norma ante los tribunales y la respuesta de la máxima representante de los madrileños de que el texto seguirá adelante sin que el colectivo disponga de una moratoria para adaptarse. La cita fue calificada por Circos Reunidos como «amarga» y «decepcionante».

«Carmena se ve que necesitaba una foto conciliadora con los empresarios afectados para así justificar la redacción unilateral de una norma urdida y cocinada a espaldas del sector», explicaron en un comunicado ayer desde la asociación. En la reunión trataron de transmitir a la regidora que cumplen con todas las leyes y normas de tenencia y bienestar animal vigentes, así como el hecho de que esta ordenanza puede acarrear la muerte de los animales al ser reubicados en otras instalaciones, como ya ocurrió –pusieron de ejemplo– en México hace cuatro años.

La exjuez les indicó que en ningún caso retrocedería en el impulso a la modificación de la ordenanza Reguladora de la Tenencia y Protección de los Animales y les animó a recurrir a los tribunales. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha dio la razón a Circos Reunidos el pasado 7 de mayo anulando el artículo que el Ayuntamiento de Talavera de la Reina (PP) integró en su ordenanza para impedir la instalación de circos con animales. Los magistrados entendían que la competencia para prohibir de manera general a estos recintos su desarrollo «es de las comunidades autónomas» y reserva la regulación para los ayuntamientos en caso de que se produzca «crueldad» con los animales.

En Madrid, el contexto es similar al de Talavera de la Reina, ya que la ordenanza va más allá de lo que establece la legislación regional. El principal apartado que se incluye en la renovada norma madrileña es el de evitar que los animales salvajes sean sometidos «a padecimientos y explotaciones antinaturales e innecesarios mediante la prohibición de la instalación de circos que utilicen animales salvajes en sus espectáculos». Incorpora su tipificación como infracción grave, aparejada de la correspondiente sanción.