Murgui cobraba 27.600 euros al año como «técnico» de la Fravm

El edil, con sueldo en la federación vecinal desde 2004, dice ahora que está «actualizando» su portal de datos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cercado por la presión en bloque de la oposición, aunque con cuentagotas, el Gobierno de Ahora Madrid informó ayer del salario bruto anual del concejal Nacho Murgui como técnico de la Federación Regional de Vecinos de Madrid (Fravm): 27.606 euros. «Un sueldo equivalente al de todos los técnicos que trabajan en la Fravm», apuntaron desde el Ayuntamiento, que defienden la legalidad –aunque estéticamente sea cuestionable– de que simultanease su puesto técnico con el de presidente, desde mayo de 2007. La normativa prohíbe cobrar a los cargos directivos de asociaciones subvencionadas con fondos públicos. El Consistorio insiste en que no cobró por ser presidente, sino por «tareas laborales» de técnico.

Los 27.606 euros de retribución oficial de Murgui en la Fravm, correspondiente a 2015, es la única información exacta ofrecida por el Ayuntamiento sobre su concejal como exmiembro de la federación vecinal, a la que estuvo vinculado contractualmente desde 2004. Una sencilla multiplicación indica que Murgui, en una década, pudo haberse embolsado 270.000 euros.

Pese a la presión del resto de grupos municipales, liderado por el PP, para conocer, negro sobre blanco, los ingresos del ahora delegado de Coordinación Territorial y Asociaciones, su equipo justificó ayer que ni siquiera haya reflejado tener una cuenta corriente en el portal de Transparencia, como le obliga la ley. «No hay ninguna falta en su declaración de bienes», aseguraron, para a continuación precisar que «se están actualizando los datos» de Murgui «como la de todos los demás concejales». También Guillermo Zapata «olvidó» declarar una cuenta bancaria.

Percival Manglano, del PP, denunció que las explicaciones del Ayuntamiento en una nota -Murgui esquivó ayer a los periodistas en el Pleno- «no aclara absolutamente nada» e insistió en que el concejal convirtió la Fravm en un «chiringuito giratorio». Y demandó la máxima transparencia a Murgui, expresidente y hoy la persona responsable en el Ayuntamiento de fiscalizar las cuentas de la federación de vecinos. «Es la gran paradoja de esta situación, que se resume en una conculcación de intereses contrapuestos y que lleva a que, a fecha de hoy, el señor Murgui prácticamente no haya dado ninguna explicación sobre sus cobros de la Fravm».