El edificio de Medicina Legal, el único que se ha construido en el Campus de la Justicia - ISABEL PERMUY / Vídeo: Oposición reacciona a denuncia en gestión Campus de la Justicia

El mensaje de Cifuentes a Génova tras su última pieza cobrada contra la corrupción

La presidenta vende la lucha contra las irregularidades; la oposición lo ve como un «ajuste de cuentas en el PP»

MADRIDActualizado:

En medio de un nuevo pleno en la Asamblea regional en que el tema principal volvía a ser el máster de Cifuentes, el Gobierno que preside dejó caer la bomba informativa: llevaba a la Fiscalía la gestión del dinero público en el proyecto de Campus de la Justicia, cuyos «padres» son Esperanza Aguirre e Ignacio González.

La decisión se tomaba, explicaron fuentes del Gobierno, previa consulta a la Abogacía General de la Comunidad de Madrid, que a su vez aconsejaba dar este paso tras conocer el contenido del informe que había elaborado la Cámara de Cuentas sobre la gestión de la empresa Campus de la Justicia entre los años 2005 y 2015. Justo los de gobierno de Esperanza Aguirre e Ignacio González.

La propia Cifuentes confirmaba la noticia, vía Twitter, y lanzaba el primer mensaje político sobre el asunto: «Tenemos tolerancia cero con la corrupción, venga de donde venga. Hoy, una prueba más».

«Ilícitos penales»

El informe recoge múltiples irregularidades, y una situación generalizada de desorden y descontrol en torno al Campus de la Justicia, uno de los proyectos estrella de Esperanza Aguirre: edificios pagados y no construidos, subidas exorbitadas de sueldos, millones en gastos sin justificar...

Una vez visto el documento, desde la Abogacía General determinaron que pudieran haberse dado «ilícitos penales», por lo que aconsejaron su traslado a Fiscalía. Así lo explicaba ayer, a las puertas del pleno, el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido.

El mismo dirigente se apresuraba a negar que estuvieran utilizando el anuncio como una maniobra de distracción que difuminara el caso del máster de Cifuentes: «Actuamos cuando corresponde», ha defendido.

La ahora muy cuestionada presidenta regional vuelve a colocarse como paladín de la lucha contra la corrupción ante su partido

De hecho, en la decisión de «empapelar» la actuación en el Campus de la Justicia hay mucho de recado en clave interna: la ahora muy cuestionada presidenta regional vuelve a colocarse como paladín de la lucha contra la corrupción ante su partido. El aviso parece dirigido directamente a Ciudadanos -aunque también a quien pudiera plantearse en su partido la conveniencia de su dimisión-. Intenta poner en valor su actuación contra quienes han podido actuar de forma ilegítima con el dinero público.

Pero no es esta la única lectura que se obtiene del asunto: en la oposición hacían interpretaciones cargadas de intención, desde la cortina de humo a un «ajuste de cuentas entre familias del PP», activado por la situación crítica que atraviesa en la actualidad la presidenta regional, a apenas dos semanas de una moción de censura que puede desbancarla de su cargo.

En la oposición fueron muy críticos también con la medida adoptada por el Gobierno regional, aún estando a favor de que el tema se llevara ante la Fiscalía. De hecho, PSOE, Podemos y Ciudadanos fueron juntos ya a esta misma institución para llevarle las conclusiones a que habían llegado tras los casi tres años en que el Campus de la Justicia se ha analizado en la comisión de investigación de la Asamblea.

Los defendían

La socialista Mercedes Gallizo se mostró «sorprendida» porque el PP decida dar el paso a la Fiscalía con este tema cuando «llevamos dos años y medio denunciándolo mientras ellos defendían la gestión de sus antecesores». El mismo asunto en que insistía el diputado de Podemos Eduardo Gutiérrez: «Ha habido encubrimiento de Cifuentes a todas estas investigaciones. ¿Porqué ha cesado? Ve que el barco se hunde y dirá: “si me voy, me llevo a alguno conmigo”». Susana Solís, de Ciudadanos, coincidía en destacar la «pasividad total del PP» en este tema hasta la fecha.