José Luis Martínez-Almeida, en declaraciones a los medios el pasado 25 de abril
José Luis Martínez-Almeida, en declaraciones a los medios el pasado 25 de abril - EP

Almeida emprende el rumbo al 26-M con «humildad» para reconquistar a los votantes de Vox y Ciudadanos

El candidato popular a la Alcaldía de Madrid lidera el bloque de la derecha para desbancar a Manuela Carmena de Cibeles

MadridActualizado:

El Partido Popular se ha convertido este jueves en el protagonista de los actos del 2 de Mayo, cuya celebración institucional se ha desarrollado, como cada año, en la Real Casa de Correos. Los malos resultados electorales que cosechó en las pasadas elecciones generales (perdió casi 3,5 millones de votantes el pasado 28 de abril) y el transfuguismo de sus filas (y papeletas en las urnas) hacia Ciudadanos y Vox han obligado a Génova a dar un giro de guión en su estrategia electoral para iniciar la reconquista en las urnas de cara a las autonómicas y las municipales.

El candidato a la Alcaldía de Madrid por el PP, José Luis Martínez-Almeida, ha puesto rumbo a los comicios del 26 de mayo pidiendo con «humildad» a los madrileños que escogieron la papeleta de Rivera y Abascal el pasado domingo que regresen. Almeida ha marcado distancias con su presidente, Pablo Casado, al no calificar de «extrema derecha» a la formación que ha irrumpido en el Congreso de los Diputados con 24 escaños.

«Voy a pedir con toda la humildad que todos los votantes de Vox voten al PP. La infinita mayoría de los votantes de Vox, estoy convencido, de que no son de ultraderecha, que son votantes que se han ido del PP; que son votantes que encontraron respuestas adecuadas en el PP durante muchos años y que por tanto tenemos la capacidad de volver a reconectar con ellos», ha dicho Almeida este jueves en la sede del Gobierno regional ante los micrófonos de los medios de comunicación.

Frenar la sangría

El actual portavoz del PP en el Ayuntamiento parte con ventaja en la tendencia de voto Cibeles, tal y como q uedó patente tras la cita electoral. Pese a que el PSOE logró el 27% de los votos, Casado conquistó en la capital de España el 20,9% de las papeletas (390.000 votos), casi la mitad de las que recabó en las Generales de 2016 y del 34,55% (563.292) que sumó en las municipales de 2015, pero suficientes aún así para ser los líderes del bloque del centro-derecha. A sólo un punto de distancia (19,9%) quedó Ciudadanos como tercera fuerza.

Al PP le urge frenar su sangría de escaños y, para ello, Almeida también ha lanzado el mismo mensaje a los 70.000 votantes que el 28-A se decantaron por Rivera: «Votasteis muchos años al PP, encontrasteis motivos para votarnos, os voy a volver a dar motivos desde la humildad de la autocrítica, del reconocimiento de los errores y de los fallos que hayamos podido cometer para que volváis a tener motivos para votar al PP».

El heredero de Aguirre ha remarcado que desde la «fragmentación no se solucionan los problemas» y mucho menos «se gana a la izquierda». «Siendo nosotros más no nos puede volver a pasar lo mismo. No puede pasar que volvamos a no gobernar, a no ganar las elecciones», ha lanzado el alcaldable.