El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, junto a Puri Causapié, portavoz municipal
El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, junto a Puri Causapié, portavoz municipal - ISABEL PERMUY

Malestar en el PSOE-M por el «dedazo» y la traición a las bases

El fichaje estrella de Pepu decepciona en la regional por anular el poder de la militancia

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los chats de diferentes grupos socialistas ligados al PSOE-M no paran de sumar mensajes sin dar crédito al nombre que Pedro Sánchez ha elegido para mantener el tipo en las urnas que decidirán la alcaldía madrileña. Pepu Hernández, la última opción del banquillo del presidente nacional, representa la «improvisación»; «una caricatura» para el partido; la «contradicción» de sus discursos, la «decepción» de las bases. Así se comenta en algunas de las facciones que encarnan el avispero de la Ejecutiva regional, fiel reflejo de lo que piensan muchos militantes.

La versión oficial, la que representa José Manuel Franco, reclutado por el secretario general en verano de 2017 para adaptar la fidelidad en las siglas regionales, es la de «entusiasmo». Sin embargo, reconocen que hay desencanto, pero no tanto ligado al procedimiento sino a la identidad del candidato:«Había más expectativa».

Si Sánchez no logra que Manuel de la Rocha dé un paso atrás para presentarse a las primarias, un grueso de 6.000 afiliados deberán contestar al movimiento de ficha del presidente, el hombre que iba a sepultar la dominación del aparato federal en el Partido Socialista. «Los militantes deben ser el centro de todo. Sólo me debo a la palabra dada a las bases», prometió en el 39 Congreso Federal para empoderar a los afiliados. Pero el martes, su dedo divino por fin logró colocar en órbita al «astronauta» que necesitaba para mejorar los catastróficos resultados que recopila en la capital desde 2003.

Una rival menos

De momento, la concejal crítica con el equipo de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, no se va a exponer a la democracia interna porque no cuenta con el apoyo de Ferraz, según comentan fuentes socialistas.

En el grupo municipal, formado por nueve concejales, ayer se produjeron dos reacciones a la noticia: cinco guardaron silencio y cuatro aplaudieron la decisión de la federal, entre ellos Mar Espinar, Mercedes González, Ramón Silva Buenadicha e Ignacio de Benito. El futuro de la portavoz de la formación en la capital, Purificación Causapié, es incierto. Y eso que fue la mujer que el propio secretario general del partido escogió para relevar al número uno de la lista madrileña, Antonio Carmona, por sus recíprocas discrepancias. La líder de los socialistas en Madrid no quiso valorar la propuesta de su presidente. Incluso antes de que saltará a los titulares el nombre de Pepu, la edil esquivó cualquier pregunta respecto a sus planes políticos.

Cita misteriosa

Sin embargo, la concejal ha convocado a los medios a las 11.30 de la mañana para hablar sobre las primarias, pero no se han revelado detalles de la cita. Cobra fuerza la idea de que anuncie que será competidora de los dos hombres, opción que no ha descartado en ningún momento. Quien pretenda presentarse al proceso, necesitará reunir 300 avales.

Desde el Gobierno municipal, Manuela Carmena no dudó en pronunciarse sobre la elección del exselecionador, el candidato del que depende para mantener Cibeles. En un acto en la sede del Ayuntamiento lo calificó de «persona encomiable» y, pese a que no tiene ninguna trayectoria en la gestión municipal, la alcaldesa consideró que posee «un currículo extraordinario para la vida pública».

Desde el PSOE-M insisten en la idea de que el triunfo del ex técnico en las primarias no está garantizado. «Siempre ha habido un posicionamiento del presidente sobre alguien. Zapatero apostó por Trinidad Jiménez y venció Tomás Gómez. Lo más importante es que todo lo decidirán los militantes», aseguraban.