Un grupo de taxista corta la A-2, al lado del aeropuerto de Barajas
Un grupo de taxista corta la A-2, al lado del aeropuerto de Barajas - Reuters

Garrido: «No voy a legislar para acabar con un sector»

Exige a la Delegación del Gobierno que actúe ante las agresiones, escraches o «gente andando por las autovías»

MADRIDActualizado:

El presidente Ángel Garrido asegura que «no voy a legislar para eliminar a ningún sector». Tras hora y media de reunión con los representantes de las VTC –que, en un clima cada vez más crispado, fueron insultados y amenazados a su llegada a la Real Casa de Correos–, el jefe del Ejecutivo trata de imponer orden en el sector del taxi, al que llama a volver a negociar. « Ayer se perdió una oportunidad», les recuerda, en referencia a las más de seis horas de reunión que mantuvieron con las organizaciones del sector y que al final acabó sin acuerdo por la insistencia de los taxistas en la precontratación de servicios VTC, algo que la Comunidad no está dispuesta a incluir en si ley regional.

«La ciudadanía pide que convivan taxis y VTC», explicaba Garrido, que ha insistido en su postura: «Esta es una Comunidad a favor de la libertad; yo gobierno para los ciudadanos y no pura ningún lobby».

El presidente regional exige además que la Delegación del Gobierno «actúe con contundencia» ante los episodios de violencia que se están dando, con «gente andando por las carreteras» o «un escrache a un político» en la estación de Atocha.

Por su parte, Eduardo Martín, presidente de Unauto, aboga por la convivencia entre taxi y VTC «como ocurre en tantas ciudades de Europa», y culpa a Fomento por no haber actuado: el decreto de 28 de diciembre de 2017 recogía una medida, el registro electrónico, para evitar la captación de clientes en la calle. Lamentó que «Ábalos no la haya puesto en marcha todavía».