Dos obreros observan el gran mural que preside el andén central de la estación de Sevilla
Dos obreros observan el gran mural que preside el andén central de la estación de Sevilla - ABC

La estación de Metro de Sevilla termina su reforma

Los trabajos en la infraestructura han tardado más de un año la renovación, ganar en amplitud y hacerse accesible

MADRIDActualizado:

La estación de Metro de Sevilla ya está terminada. Tras más de un año de obras –los trabajos de modernización comenzaron a finales de abril de 2018–, este espacio presenta un aspecto muy distinto del que tenía, con un acceso más amplio y un vestíbulo de 470 metros cuadrados. Aún falta algún tiempo para que los madrileños puedan utilizarlo: hasta que esté acabada la obra de la manzana de Canalejas. En ese momento, la estación volverá a abrirse con su renovado aspecto.

La Comunidad de Madrid comenzó las obras de remodelación de Sevilla en la última semana de abril de 2018. Desde entonces hasta ahora, ha realizado tareas de reforma, consolidación y modernización, sustitución de materiales y redistribución de espacios. De hecho, si la estación ocupaba antes un total de 866,60 metros cuadrados, ahora se extiende por 1.255. De ellos, como se ha señalado, 470 son dedicados al vestíbulo, 215 a cuartos técnicos y 570 los ocupan los andenes.

La nueva estación de Sevilla tendrá siete torniquetes de entrada y tres ascensores: uno para bajar y subir del nivel de calle al vestíbulo; y otros dos para llegar a cada andén. De este modo, entrará en la nómina de las estaciones accesibles de la red de Metro de Madrid.

Sólo habrá una entrada a la estación: estará situada en la esquina de la calle de Alcalá con la de Virgen de los Peligros. La que existía antes junto al antiguo edificio del BBVA desaparece. Se ha dotado a la estación de nuevos elementos de seguridad como salidas de emergencia en ambos andenes y un nuevo pozo de ventilación.

Los trabajos son fruto del acuerdo que alcanzó Metro de Madrid con el Centro Canalejas, que realiza la obra en superficie de un gran hotel de lujo con apartamentos y un centro comercial en varios edificios de esa manzana. Durante la ejecución de esta gran obra, se produjeron daños en el túnel de Metro que han obligado a su cierreentre las estaciones de Retiro y Sol. En la actualidad, la empresa encargada de estos trabajos, OHL, acomete también las reparaciones necesarias en la línea 2, para volver a ponerla en marcha cuanto antes.

De hecho, está previsto que el próximo lunes se abra de nuevo la conexión de la línea 2 con Sol, lo que permitirá la circulación desde esta estación hasta Ópera. En el otro sentido, aún habrá que esperar a mediados de junio –entre el 12 y el 15, se calcula– para la apertura al público de nuevo de las de Banco de España y Retiro. La de Sevilla se mantendrá cerrada hasta el final de la obra civil en la plaza de Canalejas.

Cartel histórico

El obligado cierre ha perjudicado a decenas de miles de viajeros de Metro, que ahora se ven obligados a trasladarse por otros medios o hacer uso del servicio alternativo de autobuses que se ha puesto en marcha entre Retiro y Sol. El Gobierno regional planteó en febrero estudiar la petición de reclamaciones, al ser la avería en Metro absolutamente ajena a la compañía.

Los usuarios que pasen por Sevilla encontrarán, además, con una sorpresa de valor artístico: la recuperación de un antiguo mural publicitario de cerámica de estilo art decó. Los restos del anuncio, de la marca de jabones de Carabaña, se los encontraron los operarios durante los trabajos realizados en la estación. Una vez aparecidos, en bastante buen estado, fueron revisados y valorados por los técnicos de Patrimonio, y se decidió recuperarlos por su valor artístico.

Anuncio de «Jabón de Carabaña» recuperado en el Metro de Sevilla
Anuncio de «Jabón de Carabaña» recuperado en el Metro de Sevilla - ABC

El cartel, realizado en cerámica de estilo modernista, es de la época en que se construyó la estación, en torno a 1924. El anuncio había quedado oculto a lo largo del tiempo, a través de las distintas actuaciones llevadas a cabo en la estación. Ahora, se ha recuperado, limpiado y restaurado. Ocupa una superficie de unos 8 metros cuadrados, es de forma rectangular y se compone de azulejos blancos cuadrados de 15 centímetros de lado. Aparece una mujer con ropa de los años 20 y el texto «Jabón Sales de Carabaña, insuperable para la piel».

Además, está enmarcado en un panel de azulejos mayores, de 20 por 20 centímetros y rodeado por una cenefa de media caña vitrificada en blanco. La obra ha permitido hallar también azulejos rectangulares biselados, característicos de las originarias estaciones de la línea 1 que, en este caso, fueron utilizados para separar unos paneles publicitarios de otros. Los expertos han determinado que el diseño de la dama que aparece en ese panel de azulejos fue obra de Roberto Martínez-Anido y Baldrich (1895-1959), ilustrador de publicaciones como «Blanco y Negro».

Este anuncio tiene un «gemelo» de similares características y de la misma empresa situado en la antigua estación de Chamberí, la conocida como «estación fantasma». Quienes la visitan también podrán encontrar allí un panel de Aguas de Carabaña.

Fotografía gigante

Darle la vuelta a la estación de Sevilla, y convertirla en una de las más vanguardistas de la red ha costado 8,6 millones de euros. Entre sus principales novedades están las puertas de acceso automáticas con sensor, mamparas en una parte de los andenes para proteger a los viajeros al salir de los ascensores y una fotografía histórica a tamaño gigante que se ha colocado en la parte principal del vestíbulo de la estación, con el reflejo del aspecto de la calle hace cien años.

La actuación en Sevilla forma parte del Plan de Modernización de Estaciones que está llevando a cabo la empresa Metro y que va a suponer la remodelación de un total de 33 de las 302 estaciones de la red de Metro. Para ello, se van a invertir 89 millones de euros.

Plan de modernización

Además, también está en marcha ahora el Plan de Accesibilidad de Metro, dotado con una inversión total de 145,7 millones de euros y que tiene previsto desarrollarse hasta el año 2020. Esta actuación tiene como objetivo instalar 89 nuevos ascensores en la red. El Plan está consensuado con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y, gracias a él, cuando se finalice el Metro pasará de tener un 63% de las estaciones accesibles, a que sean un 73%.

De hecho, además de los ascensores de Sevilla, en estos momentos se están instalando ascensores en las estaciones de Bilbao, Pavones, Tribunal, Príncipe de Vergara, Gran Vía, Barrio de la Concepción, Portazgo y Plaza Elíptica. Hay 521 ascensores en la actualidad y a fin de año serán 530. Para su instalación, la Comunidad de Madrid ha contado con la cofinanciación de la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional 2014-2020.