Vídeo: César Román deja la prisión de Zuera (Zaragoza) y pone camino a Madrid - ATLAS

«El rey del cachopo»: «Soy inocente, yo no he matado a nadie»

Así lo ha dicho a los periodistas tras negarse a declarar ante la juez, que ha levantado el secreto de sumario

Actualizado:

César Román Virueque, de 45 años, el autodenominado «rey del cachopo», se ha negado a declarar hoy ante la titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, que instruye el caso. «Soy inocente. Yo no he matado a nadie», ha dicho a los periodistas. «Estoy tranquilo hasta que no se levante el secreto de sumario no diré nada», ha agregado ante la pregunta de cómo estaba. Justo se acababa de levantar instantes antes de que Román pasase a disposición judicial.

«Cuando lo estudiemos solicitaremos su declaración», ha asegurado su abogado Javier Notivoli. Se le imputa homicidio doloso o asesinato.

Acusado del presunto asesinato y el descuartizamiento de su novia, la hondureña Heidi Paz Bulnes, de 25 años, a la que se le perdió la pista el pasado 23 de julio, ha llegado a Plaza Castilla tranquilo, procedente de la prisión de Zuera (Zaragoza) sobre las 11.00 horas.

A las 14.35 ha entrado en la sala y ha sonreído a los medios de comunicación que esperaban en la puerta, mirando directamente a los ojos. Muy delgado, ha caminado erguido y seguro. Viste pantalón vaquero, sudadera gris con capucha y chaleco oscuro. Su aspecto es extremadamente frágil.

«Él mantiene que es inocente. A la vista de lo que se ha publicado es la peor bestia que puebla la Tierra. Yo no sé si todo lo que se dice está en el sumario, ya que hasta ahora las actuaciones son secretas», dijo su abogado a su llegada a Plaza de Castilla.

Así respondió ante los indicios inculpatorios que hay en su contra. Una de las principales pruebas incriminatorias, según consta en el auto que ordenó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza el sábado, indica que un taxista le trasladó hasta la nave que él había alquilado en Usera el 5 de agosto con una maleta muy pesada. En ella fue hallado siete días después el cadáver quemado de la víctima. Le habían cortado la cabeza, las extremidades y los senos para que no la identificaran. El mismo día del traslado de Román hasta su local dejó de funcionar el teléfono de la joven, fecha en la que se pudo haber producido el crimen.

El 13 de agosto él desapareció también. El pasado viernes fue detenido en el restaurante Casa Gerardo de la capital aragonesa, acusado del presunto asesinato de lsu novia. Su arresto se produjo justo 24 horas después de que fuese identificado los restos de la joven. Usaba la identidad de Rafael Rujano Contreras, un ciudadano venezolano, justo de donde dijo que era oriundo.

Por su parte, la otra abogada defensora de Román, Teresa Bueyes ha manifestado que «no tenemos que descartar ninguna de las hipótesis». Así lo ha dicho ante una denuncia de Román en agosto de 2017 en la que decía que le habían dado un brutal paliza unos colombianos y le exigieron dinero.

La titular que lleva el caso ha ratificado poco después su ingreso en prisión. Irá a Soto del Real