Esperanza Aguirre, durante una comparecencia en la Asamblea de Madrid - DE SAN BERNARDO | Vídeo: Esperanza Aguirre: «No pude nunca tener enfrentamientos dialécticos con Carmena porque los rehuía todos»

Aguirre: «Carmena no es imbatible; yo la batí, pero el PSOE es el esclavo de Podemos»

La expresidenta regional del PP dice: «No me ha tentado nadie para estar en ninguna lista»

MADRIDActualizado:

La expresidenta popular Esperanza Aguirre ha reaparecido esta mañana en una entrevista en Telemadrid. Tras asegurar que «nadie me ha llamado para formar parte de ninguna lista», se ha mostrado tan combativa como siempre, y ha asegurado que «Carmena no es imbatible; yo la batí. Lo que pasa es que el PSOE es el esclavo de Podemos».

Aguirre insiste en que «estoy retirada» y además asegura que «Casado no me va a pedir nada». Se ha negado a entrar en «futuribles» y se ha limitado a señalar que estaba ya «en otro momento de mi vida», aunque reconoció que la política le sigue interesando con la intensidad de siempre.

Para la expresidenta regional, Ángel Garrido es «un excelente candidato», aunque recuerda que «la candidatura de un presidente de Comunidad Autónoma lo decide el comité electoral nacional del partido, no la regional». El reciente llamamiento de Garrido al partido para que vaya hacia el centro cree que se debe a que «a lo mejor no le ha parecido que los nombramientos nuevos hechos en la presidencia del PP de Pío García-Escudero son los que habría hecho él».

Con Villarejo

Aguirre ha confesado que tuvo un encuentro con el comisario Villarejo, a raíz de su incidente de tráfico en la Gran Vía y una denuncia interpuesta por la asociación Transparencia y Justicia contra la decisión judicial de exonerarla de aquella acción. «Me reunió un señor que dijo ser el presidente de la asociación y que me insinuó que alguien había pedido que me dieran un susto, dejando caer, aunque no lo dijo así, que el interesado era alguien del gobierno. Al marcharnos me dio una tarjeta y su nombre era Villarejo. Seguro que me grabó».

Con su habitual tono combativo -acabó la entrevista discutiendo con la presentadora por considerar que la entrevista se había hecho «en contra del PP»-, defendió el Campus de la Justicia, un proyecto que dijo que no iba en su programa electoral pero que incluyó por «exigencia de todos los ámbitos de la justicia». Y aseguró que el informe de la Cámara de Cuentas madrileña que habla de gestión irregular de este proyecto y de un agujero de en torno a los 100 millones de euros, lo ha hecho «un vocal del PSOE de esa Cámara».

Sobre Carmena, critica que con ella «han subido los atascos y la contaminación, el Metro se ha llenado porque nadie quiere ir en la EMT». Cree que la alcaldesa no es imbatible electoralmente: «Yo la batí, lo que pasa es que el PSOE es el esclavo de Podemos». Ha criticado que a Carmena «le molesta muchísimo el debate político; ella está para ser buena y santa, una abuelita bondadosa», ironizó.

Y respecto al nuevo presidente del PP nacional, Pablo Casado, le parece que es «una bendición del cielo para el PP», que había perdido votos por algunas políticas alejadas de sus principios. A Rajoy, ha desvelado, «le puse un mensaje tras la moción de censura, y me contestó. Creo que le dije: las salidas de la política siempre son difíciles, ya lo dijo Churchill, pero las muy abruptas e inesperadas, como la tuya y la mía, siempre son las mejores».

Cataluña

Respecto al conflicto en Cataluña, Esperanza Aguirre cree que «con quien es desleal con las leyes y la Constitución no es posible la distensión, sólo será posible la tensión. Las leyes están para cumplirse. No se puede dialogar con quien no se quiere mover ni un ápice de su posición». Frente a la tesis del Gobierno de que hay normalidad, Aguirre cree que no ocurre así, y habría que aplicar el artículo 155 de la Constitución.

No obstante, se mostró crítica con la actuación de su partido en este punto: piensa que cuando el PP aplicó el 155, «nos equivocamos al querer hacerlo con el consenso de todos; no pudimos atajar lo que era la siembra del golpe de Estado. Teníamos que haber hecho lo posible para que tanto en los Mossos como en la consejería de Educación y TV3 se hubiese acabado con ese golpismo».

Desde su punto de vista, en este momento en Cataluña «estamos no sé si peor que el año pasado, pero desde luego no mejor. No es posible que a la mitad de la población de Cataluña, que se siente española, se sienta olvidada por el Gobierno central»