Carmena, en la fiesta del patrón de la Policía
Carmena, en la fiesta del patrón de la Policía - JOSÉ RAMÓN LADRA

La actividad de la Policía Municipal cae en picado con Carmena en el Ayuntamiento de Madrid

Baja la labor en «top manta», investigación, seguridad y sanciones administrativas

Actualizado:

La actividad de la Policía Municipal de Madrid (6.100 agentes) ha sufrido un importante descenso entre los años 2014 y 2016. Los datos oficiales, que hacen referencia a los años completos justamente anteriores y posteriores a la llegada de Manuela Carmena al Ayuntamiento, ponen de manifiesto esta caída en picado en todas las áreas de actuación. ABC ha tenido acceso a las cifras que así lo confirman.

Donde más se ha notado ese decrecimiento es en el trabajo en materia de protección a los consumidores y venta ambulante. Resulta extraordinariamente llamativo cómo ha descendido en un 24,25%, pasando de 28.759 intervenciones en 2014 a 21.784, pese a que el «top-manta» está cada vez más en auge. Y va en directa proporcionalidad con el número de denuncias interpuestas por los municipales, que han disminuido de las 11.201 de 2014 a las 6.924 del último ejercicio: una friolera del -38,18%. Este, el de la venta ambulante ilegal, es uno de los caballos de batalla de los comerciantes verdaderos, sobre todo, del distrito de Centro, que vienen denunciando cómo, desde que Ahora Madrid gobierna en Cibeles, los agentes persiguen menos este fenómeno por orden, según dicen, de sus superiores de la Junta (Jorge García Castaño) y del Área de Seguridad, Emergencias y Salud, que dirige Javier Barbero.

Protesta en el Congreso

Se da la circunstancia de que los manteros madrileños se concentraron este martes ante el Congreso de los Diputados para pedir la despenalización de esa actividad, con el objetivo de que pase a ser considerada una falta administrativa y que «nadie vaya a prisión por ganarse la vida»: «En la calle nos quitan la mercancía, nos ponen multas o nos detienen por no tener papeles. Estas detenciones pueden terminar con un encierro en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) o con un juicio y condenas de hasta dos años de cárcel. Con estos antecedentes policiales y penales ya no es posible que nos concedan el permiso de residencia y, sin permiso, ya no puedes obtener un contrato».

Precisamente, Podemos, la matriz de Ahora Madrid, se muestra partidario de dar apoyo legislativo a estos inmigrantes, sin tener en cuenta el perjuicio económico gravísimo que ocasionan a los comerciantes que sí pagan sus impuestos.

Llamativas resultan también las bajadas de la actividad en seguridad ciudadana: 2.150 actuaciones menos entre 2014 y 2016 (-3,82%); y las intervenciones con detenidos e imputados: de 15.315 a 12.289 (-19,76%), cuando en 2016 la criminalidad en la región creció 1,2 puntos con respecto a 2015.

Las labores de investigación de los municipales, las que se corresponden con sus competencias en Policía Judicial, también han caído en picado, hasta un 18,25% y un descenso de nada menos que 31.519 actividades (de 172.699 a 141.180).

Hay un quinto aspecto esencial en la convivencia ciudadana donde se percibe un descenso, del 7,07%: las infracciones a normas administrativas, aquellas que afectan a las ordenanzas, por ejemplo, del ruido y las terrazas de los bares y cafeterías. Se han registrado 7.442 denuncias menos.

La portavoz de Seguridad del PP en el grupo municipal, Inmaculada Sanz, denuncia que «los propios datos del Ayuntamiento demuestran que desde que Carmena es alcaldesa ha descendido la actividad de la Policía Municipal». «Lo preocupante no son los datos, sino sus consecuencias, que se traducen en repuntes de algunos índices de delincuencia», afirma. Sanz reprocha al delegado del área, Javier Barbero, que recibieran «una de las ciudades más seguras del mundo, pero su dejadez y desidia hace que las cosas vayan a peor».