Dos chicas, en la Puerta del Sol - EFE

Las feministas de Sol dicen que no hubo violación pero sí tocamientos y vejaciones

Denunciaron sufrir agresiones sexuales pero mientras se aclara, el Movimiento se divide en partidarios de abandonar la acampada y los continuistas pese a las críticas de empresarios que aseguran que tendrán que acometer despidos

MADRID Actualizado:

Nada nuevo bajo Sol. O sí, porque, mientras se decide si desmantelar la acampada, la comisión de Feminismo del Movimiento 15-M que este jueves denunció que han sufrido agresiones sexuales, ha matizado que no se ha producido ninguna violación en el campamento "en los términos en los que lo entiende el sistema", pero sí "vejaciones y tocamientos".

En declaraciones a los medios, uno de los portavoces de la comisión de Legal, José Luis, aseguró que no han recibido "ninguna queja formal, ni ninguna denuncia" por parte de las mujeres que forman la comisión. Además, después de hablar directamente con la comisión de Feminismo, José Luis subrayó que "parece ser que ellas no dijeron que sufrieron agresiones sexuales", sino que han "sufrido abusos y acosos".

No obstante, uno de los portavoces de la comisión de Respeto, Sergio, advirtió de que "lo más grave" que ha ocurrido en relación a posibles agresiones sexuales ocurrió hace unos días cuando "intentaron acosar" a dos chicas que tuvieron que recibir "tratamiento psicológico". A su juicio, "no ha llegado a haber violaciones, debieron de intentar tocarles", indicó. En este sentido, otra de las portavoces de la comisión de Respeto, Alicia, aseguró que es "totalmente falso" que las jóvenes de feminismo hayan sufrido agresiones sexuales y destacó que "lo único que ha habido es agresiones de género" tales como "insultos verbales".

Así, argumentó que hay "muchas mujeres" que duermen en la acampada de la Puerta de Sol sin ningún tipo de problema y reprochó que la comisión de Feminismo considere "cualquier tipo de insulto o ataque como una agresión sexual". Por último, una de las portavoces de la comisión de Alimentación, Laura, que atendió a una joven extranjera que tuvo un "problema con un chico", afirmó que duerme "tranquila" en la acampada y que, como en cualquier otra zona de Madrid, "hay que andarse con ojo y con un poco de sentido común".

División

Con todo y con eso, las organizaciones e instituciones claman al cielo. El presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, Carlos Díaz, ha considerado que el sector turístico han perdido la "batalla de comunicación" con el movimiento. Tanta preocupación ha llegado hasta el punto de augurar malos acontecimientos.

El consejero de Economía y Hacienda en funciones de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, ha augurado "despidos muy importantes" en el entorno de la Puerta del Sol: "Se está produciendo una absoluta ruina en los comercios y los hoteles de la zona. Se han anulado prácticamente todas las reservas de hoteles, las ventas han caído entre un 60% y 70% y va a haber despidos muy importantes en la zona", ha enumerado el consejero.

Lo que está sucediendo es que los acampados han comenzado a dividirse, ya que mientras algunos miembros de comisiones estarían de acuerdo en reducir el número de tiendas o incluso levantar el campamento, un grupo conocido como 'los Quechuas' se niega a hacerlo al margen de lo que diga la asamblea.