Lobby del nuevo Hotel Four Seasons, en el Centro Canalejas Madrid - Isabel Permuy

ABC entra en el flamante complejo de Canalejas, el nuevo epicentro del lujo en Madrid

El exclusivo Hotel Four Seasons abrirá para las reservas de sus 200 habitaciones del próximo 25 de septiembre. Su Suite Royal podrá alcanzar precios de hasta 18.000 euros por noche

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En ese Madrid que converge, a primera hora del día, entre la calle de Alcalá y la de Sevilla se estrellan olas de trabajadores a pie, niños que vuelven este mismo martes al colegio, paseantes jubilados y turistas –los menos para desgracia de la ciudad– ante la mirada imponente del antiguo Palacio de La Equitativa. Ese «flatiron» a la madrileña, de espaldas a la Puerta del Sol, que José Grases Riera levantó a finales del siglo XIX sin escatimar en gastos y cuya impresionante postal han recuperado, poco a poco, los madrileños después de más de un lustro de tediosas obras. Un punto y seguido para su larga historia que permite, de nuevo, acercarse a sus paredes, en las que se han borrado los vestigios del vetusto Banco Español de Crédito, sin restar ni un ápice de encanto a una de las construcciones más espectaculares del centro de Madrid. En su lugar, las señas de identidad de este nuevo epicentro del lujo, lucen con orgullo en el «mascarón de proa» del nuevo buque insignia de la compañía hotelera Four Seasons en Europa.

Edificio de La Equitativa, ocupado ahora por el nuevo hotel Four Seasons
Edificio de La Equitativa, ocupado ahora por el nuevo hotel Four Seasons - Isabel Permuy

Desprovisto de cualquier artificio, la belleza de este edificio se erige como la alma máter de lo que se ha convenido en llamar el «Complejo Canalejas». Un puzle tridimensional de volúmenes y espacios intrincados en la piel de lo que fueron siete inmuebles contiguos entre las calles de Alcalá, Sevilla, Plaza de Canalejas y Carrera de San Jerónimo. En total 50.000 metros cuadrados sobre rasante que suponen todo un hito para la arquitectura y la ingeniería en materia de rehabilitación, y que lleva el sello de la constructora OHL y el estudio de arquitectura Lamela. La compañía fundada por Juan Miguel Villar Mir –copartícipe al 50% a través de OHL Desarrollos junto con Mohari Hospitality del proyecto Centro Canalejas Madrid– ha abierto hoy las puertas a ABC para conocer los detalles del que será un nuevo emblema para la ciudad. En total, se han restaurado cerca de 8.000 metros cuadrados de fachada.

Fiel a ese estilo con el que fue concebido para la aseguradora americana The Equitable Life Assurance Society, que le puso nombre a perpetuidad –La Equitativa–, la nobleza de los materiales con los que fue construido ha renacido literalmente tras 608 millones de euros de inversión y 5 años de trabajo. Basta con asomarse a la entrada de su flamante galería comercial, que atraviesa este vasto complejo, en el número 10 de la calle de Alcalá. La antigua fachada del Banco Zaragozano, desmontada pieza a pieza, luce radiante con su friso en relieve de piedra marés, la asombrosa rejería «art déco» y los hierros del vestíbulo de entrada. Por él se llega hasta el corazón de este espacio comercial de 15.000 metros cuadrados que preside la antigua montera de vidrio de la sala de operaciones de la entidad bancaria, y que dará cabida a 40 firmas de lujo. «De ellos 3.700 metros cuadrados estarán dedicados a gastronomía en su "Food Hall"», explican.

Oficios artesanos casi en el olvido

Piezas que constituyen una ínfima muestra de los 16.700 elementos –algunos de ellos protegidos como BIC– que han sido desmontados, restaurados e integrados en el nuevo espacio resultante. «Hemos invertido siete millones de euros para que recuperaran la belleza con la que fueron concebidos», explica una portavoz de OHL durante la visita. En el interior continúan a todo ritmo los remates y trabajos que pretenden poner el broche de oro a una obra de dimensiones monumentales que, entre otras cosas, celebra «no haber sufrido ni un solo accidente laboral grave». En ella han intervenido trabajadores de 17 nacionalidades distintas y artesanos de oficios tradicionales casi olvidados como vidrieros, fundidores, herreros, marmolistas o ebanistas, entre muchos otros. «Hemos apostado por las empresas de Madrid y las pymes», presumen.

Rejería «art decó» del antiguo Banco Zaragozano, a la entrada de la nueva galería comercial de Canalejas
Rejería «art decó» del antiguo Banco Zaragozano, a la entrada de la nueva galería comercial de Canalejas - Isabel Permuy

«No hay nada más sostenible que el lujo empleado en estos interiores, recuperando piezas de gran valor, algunas de ellas con más de un siglo de antigüedad, que están llamadas a permanecer en este lugar por muchísimos años», defienden sobre el impresionante catálogo de materiales nobles que se exhiben en sus paramentos. «El suelo de bambú hay que rehacerlo», se apresuran a indicar sobre una zona que no ha alcanzado los estándares de calidad fijados por la constructora. «Todo tiene que estar impecable», destacan. A la espera de comercializar la mayoría de sus locales, la única marca confirmada, cuyo espacio tendrá además acceso directo desde la calle de Sevilla, es Hermès.

Cajas fuertes y accesos casi secretos

Llaman especialmente la atención cómo se han integrado algunas de las enormes cajas fuertes que yacían olvidadas en los sótanos de las diferentes entidades que ocuparon primitivamente este lugar. A través de una de ellas, pisando una espectacular placa dorada profusamente decorada en la que se lee «Fortis-Madrid», se puede conectar con el lobby del Four Seasons. Otras, las más pequeñas, servirán de expositor de joyas en la antesala de un salón VIP para los clientes más exclusivos.

Una de las cajas fuertes recuperadas de los sótanos de las antiguas entidades bancarias
Una de las cajas fuertes recuperadas de los sótanos de las antiguas entidades bancarias - Isabel Permuy

El lujoso hotel abrirá para las reservas del próximo 25 de septiembre iniciando así la apertura escalonada del complejo. El vestíbulo era esta mañana el escenario de una compleja danza de trabajadores, de aquí para allá, realizando remates. También de presentaciones de los nuevos equipos de trabajo y rodajes de spots que servirán de reclamo –si es que lo necesita– para algunos de los servicios que ofrecerá cuando abra sus puertas. Rodeado de una columnata, con los singulares capiteles del patio de operaciones del antiguo Banco Español de Crédito (Banesto), y presidido por sus mostradores primigenios, el vestíbulo impacta por la luz –a la que contribuye la recuperada vidriera original retroiluminada– y la disposición cuidada de todos los elementos decorativos. Todo el interiorismo ha sido diseñado por el estudio estadounidense Bamo que ha conjugado los elementos restaurados con piezas nuevas llamadas a convertirse en futuras joyas y obras de arte de creadores locales.

Suite Royal por 18.000 euros la noche

En las plantas superiores se encuentran 200 habitaciones con un espacio mínimo de 45 metros cuadrados, cuyos precios por noche rondan entre los 750 y los 2.025 euros. «La normativa para un 5 estrellas obliga a que tengan 18 metros cuadrados como mínimo», señalan respecto a las superficies. En el centro de todas las miradas estará su Suite Royal –con un enorme salón que ocupa el antiguo despacho presidencial de Banesto– con 400 metros cuadrados y que, según fuentes consultadas por este diario, podría alcanzar los 18.000 euros por noche si se reserva con todos sus servicios y de forma íntegra –sus estancias, que incluyen una cocina, se pueden segregar–. En sus dos largos pasillos, que convergen trazados en paralelo a las fachadas de la calle de Alcalá y de Sevilla, se realizan estos días numerosas pruebas del servicio de habitaciones. Sus trabajadores se verán obligados a aprenderse de memoria los itinerarios más rápidos para satisfacer cualquier necesidad de sus clientes. En la puerta de una de sus suites, encontramos varios zapatos: «El suelo no está aún preparado para ser pisado», explican como muestra del cuidado con el que se están rematando algunos de estos trabajos de carpintería.

Baño de una de las suites del hotel Four Seasons de Madrid
Baño de una de las suites del hotel Four Seasons de Madrid - ABC

Puestas de sol desde el restaurante de Dani García

«Las áreas comunes del hotel se extienden por 4.200 metros cuadrados que incluyen un Spa de 1.560 metros; varias salas de reuniones y salones de banquetes con capacidad para 400 personas; un restaurante de 400 metros cuadrados ubicado en la primera planta; y otro en la planta séptima a cargo del prestigioso chef Dani García, con un acceso directo desde la calle», reseñan. Este último, gracias a su imponente terraza, permite descubrir unas vistas inéditas de la capital que se extienden más allá de los límites de la Casa de Campo hacia el oeste que presagian una de las mejores puestas de sol de Madrid.

Algunos servicios del hotel ya se encuentran operativos para los primeros ocupantes de las 22 «branded residences» construidas en el complejo –una fórmula que combina las ventajas de un cinco estrellas con la propiedad de una vivienda tradicional–. Estas cuentan con un acceso independiente por el número 12 de la calle de Alcalá, por lo que fuera la antigua entrada del Banco Hispano Americano. Todas ellas disponen de parking privado y, al igual que el restaurante de Dani García, de unas impresionantes vistas por estar ubicadas entre la quinta y la octava planta del complejo. Algunas dan además a un patio interior que sirve de lucernario y que cuenta con un incipiente jardín vertical.

Ver los comentarios