El concejal José Manuel Sande, la vicepresidenta provincial Goretti San Martín, la presidenta de Amigos Natalia Lamas y el director del Agadic, Jacobo Sutil, este miércoles instantes antes de la presentación
El concejal José Manuel Sande, la vicepresidenta provincial Goretti San Martín, la presidenta de Amigos Natalia Lamas y el director del Agadic, Jacobo Sutil, este miércoles instantes antes de la presentación - IAGO LÓPEZ
CULTURA

El recorte presupuestario limita la programación lírica de La Coruña a mínimos históricos

«Il Pirata» de Bellini y «Serse» de Händel, los títulos de este otoño, que se completarán con un recital de la soprano Angela Meade y un espectáculo sobre los 250 años del primer teatro de ópera a la ciudad

LA CORUÑAActualizado:

Los buenos tiempos en que La Coruña tenía dos festivales de ópera, con representaciones en primavera y otoño, incluso el breve año en que llegó a contar con la anhelada temporada lírica que abarcaba de septiembre a junio, quedaron tristemente atrás. La presentación este miércoles del ciclo lírico de este 2018 ha constatado una vez más el escaso interés de los poderes públicos por esta actividad artística, que este año tendrá 60.000 euros menos que el pasado ejercicio y verá reducida todavía más si cabe su ya escueta programación.

De septiembre a octubre, los Amigos de la Ópera solo han recibido recursos de las administraciones estatal, autonómica, provincial y local para llevar a cabo una ópera representada —«Il Pirata», de Vincenzo Bellini— de la que se dará una solitaria función, junto con otra de «Serse» de Händel en versión concierto, un recital de la soprano Angela Meade junto a la Orquesta Sinfónica de Galicia, y un espectáculo creado especialmente para la ocasión en el que se rememorarán los 250 años de la inauguración del primer teatro de ópera en La Coruña.

Para esto, junto con varias actividades paralelas de carácter menor, los Amigos dispondrán este año de 425.000 euros, de los cuales 135.000 proceden de Xunta y Diputación, 80.000 del Concello y 75.000 del Ministerio de Cultura. Xunta, Diputación y Concello aportan al Consorcio para la Promoción de la Música —el organismo que rige la actividad de la Orquesta Sinfónica de Galicia— 2,5 millones, 1,5 millones y algo más de 3,6 millones de euros, respectivamente.

Esta mañana, durante la rueda de prensa, gobierno gallego y diputación han justificado su paupérrima aportación al ciclo lírico bajo la excusa de que con el presupuesto existente ya se realiza una programación de calidad. Es decir, la excelencia se castiga con una congelación generalizada de fondos y se vuelve a fiar a la audacia de los programadores el éxito de futuras ediciones.

El presupuesto de este 2018 es 60.000 euros inferior al del año pasado, un nuevo ajuste que ha llevado a los Amigos a tener que prescindir de uno de los activos de la programación en los últimos ejercicios, como era el ciclo de perfeccionamiento lírico que trajo a la ciudad el fallecido Alberto Zedda. De manera implícita pero reiterada, el director artístico de los Amigos, César Wonenburger, ha reconocido que les gustaría poder hacer más actividades, pero la falta de recursos lo condiciona todo. «Ojalá pudiéramos hacer más conciertos, la Ópera en Familia, más títulos, más conciertos, pero tenemos que ajustarnos al presupuesto que tenemos y mantener ese baremo de calidad que nos distingue de alguna manera», ha lamentado.

Belcanto, barroco y un aniversario

En el apartado artístico, y a pesar de las estrecheces económicas, la programación ha conseguido un año más tener elementos de enorme interés para los aficionados. «Il Pirata» de Bellini que abrirá la programación el 8 de septiembre contará como protagonista con Saioa Hernández, la soprano española que inaugurará el próximo diciembre la temporada de La Scala de Milán. El de Imogene, uno de los papeles más complejos del belcanto para la cuerda de soprano, fue con el que Hernández se dio a conocer en los concursos de canto, y que recibió los elogios de Montserrat Caballé: «Va a ser la diva de nuestro siglo», sentenció. Junto a ella, una apuesta segura con el barítono Juan Jesús Rodríguez y el debut del tenor Josef Kang, un joven valor con trayectoria en la Opera de Viena, entre otras. La producción correrá a cargo de José Manuel Rabón, un director de escena local.

El otro título, en esta capidisminuida programación, será el 22 de septiembre un «Serse» en versión de concierto con dos primeros espadas del estilo barroco, el contratenor italiano Franco Fagioli y la mezzo francesa Vivica Genaux, con acompañamiento del conjunto Il Pommo d'Oro, dirigidos por Maxim Emelyanchev. Sorprendentemente, el espectáculo tendrá que desarrollarse en el Palacio de la Ópera en lugar del Teatro Colón —el escenario que mejor se adecuaría a las características de la ópera barroca— porque el Ayuntamiento se negó a cederlo para esta solitaria función.

Los otros dos puntales del ciclo serán un concierto de la soprano americana Angela Meade junto a la Sinfónica de Galicia el 22 de septiembre, en el que recorrerá los papeles que están jalonando su trayectoria en la actualidad y otros que se vislumbran a medio plazo, desde la Semiramide de Rossini hasta la Adriana Lecouvreur de Cilea. Por último, y para celebrar la efeméride del 250 aniversario de la inauguración del primer teatro de ópera en La Coruña de la mano del empresario italiano Nicola Setaro, los Amigos han ideado para el 30 de septiembre un espectáculo «dramático-musical» protagonizado por Borja Quiza y Vivica Genaux en el que se recorrerán estos dos siglos y medio de ópera, y en el que se interpretarán, a modo de pasticcio, piezas de los títulos que se escucharon en aquella lejana ciudad. El escenario elegido será el Teatro Rosalía, con producción de Mario Pontiggia.

Precios imbatibles

Wonenburger puso el acento en que «la manera más eficaz de que la ópera sea accesible para todo el mundo» son los precios bajos. El abono para los tres espectáculos del Palacio de la Ópera —las dos óperas y el recital— tendrá un coste mínimo de 22 euros, «el más bajo de toda Europa», insistió el director artístico. La venta de entradas sueltas comenzará el próximo 1 de agosto.

En paralelo a la actividad lírica se desarrollarán otras dos citas relevantes. Por un lado, la asamblea de Opera XXI, la asociación que reúne a los teatros y festivales operísticos de toda España, y en la que se elegirán a los ganadores de los premios nacionales de la lírica, los antiguos Campoamor, que se recuperan tras ser erradicados por las instituciones públicas en Oviedo. Y por otro, La Coruña acogerá un congreso en octubre, dentro del marco de la UIMP, en el que expertos de Portugal, España e Italia radiografiarán la situación de la ópera en la ciudad, su historia y su futuro.