Alberto Núñez Feijóo, en la sesión de control en el Parlamento, este miércoles
Alberto Núñez Feijóo, en la sesión de control en el Parlamento, este miércoles - EFE
GALICIA

Feijóo reclama al Gobierno el estatuto de las electrointensivas para evitar el cierre de Alcoa

«Para conocerlo. Ya no pido que se apruebe», ironiza el presidente de la Xunta en la sesión de control del Parlamento

SANTIAGOActualizado:

Alcoa, As Pontes, Meirama... El delicado estado de la industria gallega ha marcado las preguntas al presidente de la Xunta en el Pleno del Parlamento gallego. Una intensa sesión de control en la que Feijóo ha retado a los socialistas a que muestren el tan demandado como ausente estatuto de las industrias electrointensivas, fundamental para la supervivencia del sector. «¿Por qué no nos concretan el contenido y alcance del mismo, nos tranquilizamos en esta sesión y nos vamos por lo menos con un problema menos?», ha retado a la bancada del PSOE Alberto Núñez Feijóo, quien se ha preguntado qué político, teniendo una solución, no la «enseña» hasta que hayan transcurrido las elecciones, salvo que esté «engañando» a los ciudadanos. Y ha dejado una advertencia lapidaria: «Cada minuto que pase que el Ministerio de Industria y el de Transición Ecológica no enseñen el borrador de las industrias electrointensivas, cada minuto que pase es un minuto más hacia el cierre de Alcoa. Y lo digo muy seriamente».

«¿De verdad van a seguir tomando el pelo durante mucho tiempo? ¿Van a presentar el estatuto?», ha insistido Feijóo con una batería de preguntas retóricas. El jefe del Ejecutivo gallego ha apuntado con retranca que ya no pide que se «apruebe», sino al menos «conocerlo». «¿Por qué se nos oculta? ¿Van a presentarlo o no?». Apuntando directamente al líder del PSOE en Galicia, Gonzalo Caballero, ha inquirido si «sabe exactamente el contenido del estatuto de las empresas electrointensivas», y si «puede acreditar que el PSOE se compromete a que el precio de la luz estará entre 35 y 40 euros». De lo contrario, estará «cavando otro socavón» en As Pontes y San Cibrao, sin olvidar a Ence. «Señor Caballero, lleva un máster en destrucción de empleo en el país», ha apostillado.

Sus palabras han traslucido con claridad la frustración por la ocasión perdida en la visita efectuada ayer por la ministra de Industria, Reyes Maroto, a Alcoa San Cibrao: «Si hay estatuto de las empresas electrointensivas, ¿por qué no lo ejecutan? Si tienen la solución, ¿por qué no la pusieron ayer encima de la mesa? ¿Cómo se puede tomar el pelo a la gente, venir a Galicia, reunirse en Alcoa y decir que el Gobierno está en funciones y no puede aprobar el estatuto?». Es el Congreso quien debía aprobarlo, no el Gobierno, y ha habido 16 meses para hacerlo, ha recordado.

Si el objetivo del Gobierno central pasa por «desmantelar la industria electrointensiva y energética», como ya ocurrió con el naval -en riesgo ahora por la promesa demorada de las fragatas-, «eso formará parte de la biografía del PSOE; de la biografía del PP y del presidente de la Xunta» de ninguna manera, ha remachado. Contundente en el objetivo de centrar el debate, ha llegado a expresar que le «da igual PSOE o PP» porque «el problema son As Pontes», así como quién gobierne en Madrid, dado que «el problema es Alcoa». «No tenemos ninguna solución. Ese es el problema».

Feijóo ha dado cuenta así de la intervención de Caballero por más que este, que ha insistido en el discurso de que el proyecto de Feijóo está agotado, haya disparado en múltiples direcciones, con menciones al Valle de los Caídos, las 13 Rosas, Cayetana Álvarez de Toledo y la ultraderecha. «Coja un manual y aprenda algo de economía», ha lanzado a Feijóo, a quien ha acusado de que «después de tanto botafumeiro, está siendo el ejecutor de la política de Casado». «Esto a usted le cae grande», ha replicado el presidente de la Xunta, quien ha calificado al secretario general del PSdeG de «clá del señor Sánchez» y ha incidido señalando: «Prefiero el original que la copia. El original ganó unas elecciones. Usted no. Ni siquiera sacó el acta de diputado».

A Caballero lo ve «mucho más preocupado por Ferraz» y por recibir una «palmadita en el hombro cuando vaya a Madrid» que por los problemas de Galicia. De paso, le ha recordado que «esto no es un mitin». «El problema del señor Caballero es que solamente hizo mítines en su vida, no gestionó nunca nada. Confunde el Parlamento con un mitin», ha atacado por ese flanco al líder del PSdeG.

«Coalición contra Galicia»

El careo con Caballero ha llegado tras los intercambios con Antón Sánchez (Grupo Común da Esquerda) y Ana Pontón (BNG), que han servido de suerte de calentamiento para el toma y daca final. Sánchez ha imputado a Feijóo un «negacionismo trumpista» y Pontón -que ha vuelto a reclamar una intervención pública en Barreras y una tarifa eléctrica gallega- le ha comparado con «un florero que puede quedar muy bien puesto en una mesa, pero no sirve para solucionar los problemas».

Feijóo les ha afeado que miren «para otro lado» y conformen una «coalición política en contra de los intereses» de Galicia. «¿Van a seguir trabajando para el Gobierno central? ¿Van a seguir echando la culpa a los gallegos de problemas que no son de los gallegos, sino de la falta de política energética y de la errática política industrial del Gobierno?», ha inquirido. «Son unos grandes diputados del PSOE. Pásense al grupo parlamentario del PSOE», ha disparado con sorna. «Esto no es estar con la Xunta o el Gobierno de España, no es estar con el PP o el PSOE. Es estar con los trabajadores de la industria gallega o no estar. Nosotros estamos con la industria gallega y los trabajadores», ha proclamado el presidente de la Xunta.