Alberto Núñez Feijóo, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello de la Xunta
Alberto Núñez Feijóo, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello de la Xunta - EFE/Lavandeira jr
IMPAGOS A GALICIA

Feijóo: «El Gobierno actual habla muchísimo más con Otegui que con la Xunta y no lo podemos admitir»

El presidente gallego tacha de «estéril» el decreto sobre superávit y llama a revertir un «sinsentido» que aboca al impago de facturas

SANTIAGOActualizado:

Nada ha cambiado en la pugna que mantiene la Xunta con el Gobierno central para que desbloquee las partidas impagadas que suponen un agujero de 825 millones de euros, más de un 8% del presupuesto de la Comunidad. El real decreto ley convalidado este miércoles en relación con el superávit es, en la práctica, «estéril», según ha explicado Alberto Núñez Feijoó en rueda de prensa posterior a la ruenión del Consello.

El jefe del ejecutivo gallego ha detallado que no pasa de ser una mera «excusa» del Gobierno de Sánchez de cara a la galería porque impide destinar el gasto a las partidas que considere cada autonomía o ayuntamiento; queda condicionado al cumplimiento de la regla de gasto; y no abarca otras partidas «fundamentales»: el IVA, las aportaciones a cuenta y las liquidaciones negativas.

«Lo que ayer se tramitó es absolutamente parcial y poco operativo», ha rechazado Feijóo, quien ha apuntado que «si hay algo urgente es dar seguridad jurídica y seguridad presupuestaria a los servicios públicos en España». En cambio, ha incidido, el Gobierno del PSOE «está tensionando las Haciendas autonómicas, castigando a las Comunidades autónomas (...), provocando una incertidumbre financiera».

Preguntado por si se plantea llevar a cabo recortes, en caso de que persistan estos incumoplimientos, Feijóo ha admitido que en ese «caso hipótetico», ante un agujero de más de 800 millones de euros, habría un problema de «crédito». Con un escenario inmediato de convocatorias electorales, y la posibilidad de que pasen meses hasta que se consituya un Gobierno, «todas las comunidades autónomas entrarían en una situación de déficit presupuestario y automáticamente tendríamos gravisimas consecuencias para mantener el gasto, y por supuesto no podríamos pagar las facturas».

El presidente de la Xunta ha insistido en que «la regla del superávit tiene que ir modulandose» una vez concluida la etapa de crisis económica, pues, de la contrario, tal y como está formulada la norma, «cada año podríamos gastar menos», lo que «sería un disparate todavía mayor del que tenemos». «O paramos este sinsentido o, si no, en España se está incentivando incumplir el Estado de Derecho», ha alertado, para añadir que, a causa del Gobierno de Sánchez, «esto es una nación al revés».

«Llueve sobre mojado»

La comparecencia en San Caetano ha servido nuevamente a Feijóo para denunciar los agravios comparativos con otras comunidades autónomas, con el ejemplo más fresco de las transferencias aprobadas para el País Vasco a cambio del apoyo a los decretazos. A Feijóo le duele especialmente el caso de la AP-68, que choca con el «no» recibido por Galicia para la AP-9, cuando esta última, a diferencia de la primera, sí transcurre íntegramente por su territorio.

«El Gobierno de España es un Gobierno para el cual todos los españoles no somos iguales», ha censurado Feijóo, quien ha reprochado al ejecutivo Sánchez que actúe «de una forma absolutamente discriminatoria y muy irresponsable».

«El Gobierno actual habla muchísimo más con Otegui que con la Xunta y eso es para preocuparse», ha ahondado Feijóo, «esto Galicia no lo puede admitir». «El Gobierno central está actuando en contra de los interes de Galicia de forma continuada y reiterada. Llueve sobre mojado».