Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta
Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta - CEDIDA
PARTIDO POPULAR

Feijóo cree que lo razonable es que Vox no entre en los gobiernos

El presidente gallego matiza que debe ser cada agrupación territorial la que decida lo que se debe de hacer

SantiagoActualizado:

En Galicia los pactos entre el PP y Vox no serán necesarios. El partido de Santiago Abascal no ha logrado sentar ni a un solo concejal en los ayuntamientos de la Comunidad. Por este motivo, al presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, no le costó subrayar este mediodía que «en Galicia no vamos a pactar con Vox». Preguntado por su opinión sobre lo que debe hacer el Partido Popular en el resto de España, Feijóo puso la decisión en manos de cada agrupación territorial, pero dejó claro que a él personalmente no le gusta Vox y que recomienda acuerdos como el de Andalucía, en el que la formación de Abascal no ha entrado en el Gobierno. «Eso es lo que a mí me parece razonable», manifestó Feijóo.

«El acuerdo (andaluz) es homologable a cualquier país europeo. Estamos orgullosos de ese acuerdo», incidió Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Ejecutivo gallego. Feijóo esquivó las preguntas sobre si Cayetana Álvarez de Toledo es el perfil adecuado para ser la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados. La decisión, dijo, le corresponde al presidente del PP, Pablo Casado. «Vamos a ver cuál es la propuesta y vamos a respetar todas las competencias», aseveró.

El presidente gallego ha defendido en las últimas semanas un giro al centro para que el PP se recupere del hundimiento en las generales. Como otros barones populares ha asegurado, según informan varios medios, que el 26-M este cambio de estrategia que los apartó de los postulados de Vox ha dado resultados. Este mediodía, Feijóo, insistió en que el PP es la «casa común del centro derecha» y recordó que en tres semanas ha logrado subir seis puntos. «Vamos por el buen camino», afirmó. Sin embargo, prefirió no hablar de «giro» sino de «reacción» del PP. «Este es un partido muy amplio y todavía nos quedan muchos votos por conseguir», afirmó para atribuirle la mejora de resultados del pasado domingo también a Pablo Casado.