Feijóo, junto al candidato Rafa Domínguez, este jueves en Pontevedra
Feijóo, junto al candidato Rafa Domínguez, este jueves en Pontevedra - SALVADOR SAS/EFE
Campaña electoral 26-M

Feijóo aúpa a Rafa Domínguez frente a 24 años de Lores

Llama a no prolongar la hegemonía del BNG en Pontevedra y abrir una «nueva época»:«¡Anticipemos el futuro!»

SantiagoActualizado:

Lo que comenzó como una pregunta acabó convirtiéndose en un ruego a los pontevedreses. De revalidar la alcaldía tras las elecciones del próximo domingo, las dos décadas de mandato del nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores se convertirán en casi cinco lustros. «24 años. ¿Vamos a seguir así? ¿Con lo mismo de siempre? ¿Vamos a esperar cuatro años a Rafa [Domínguez]?», fue la pregunta que lanzó este jueves Alberto Núñez Feijóo en Pontevedra. «Por favor, no estemos 24 años» más con Lores, reclamó el líder del PPdeG en el único mitin del penúltimo día de campaña.

Una petición más que necesaria, porque ni la amenaza del cierre de Ence ni el hecho de ser Pontevedra, de las siete ciudades gallegas, la que registra el mayor dato de paro parece convencer a los pontevedreses de la necesidad de dar un vuelco en el consistorio el 26-M. Si la demoscopia no falla, Lores no solo seguirá empuñando el bastón de mando, sino que, incluso, podría disfrutar de la comodidad de una mayoría absoluta con la que no rendir cuentas a la oposición. La situación soñada para quien ha ido escalando posiciones —siete escaños en 2007, 11 en 2011, 12 en 2015— y podría coronarse ahora con un número de ediles que, lejos de ser de mal agüero, es el más deseado: 13 (de 25).

Las últimas encuestas apuntan en esa dirección, con el BNG pescando en el caladero de la izquierda rupturista, y el PSdeG sin beneficiarse en exceso del arrastre de las generales, sumando un escaño a lo sumo. El PP, dicen esos mismos sondeos, no lograría mejorar su posición actual (7). Menos de un año lleva Rafa Domínguez al frente de los populares en Pontevedra, con el difícil encargo para este médico metido en política de extirpar a Lores, a quien sigue rentando su modelo de «ciudad bonita», sin necesidad de presentar mayores avales. Ni siquiera desde el PP se atreven a cuestionar este paradigma de beldad urbana, abrazado por todos en Pontevedra. Sí plantean una alternativa, comenzando por la defensa de Ence y continuando por una gestión más eficaz y que active el empleo.

«No es fácil»

Feijóo, tras el matutino Consello de la Xunta, despejó la tarde para concentrar energías —las necesita para el maratón de hoy, con un cierre de campaña en el que, como acostumbra, visita las siete ciudades— en el mitin que albergó el coqueto Teatro Principal, donde respaldó a Domínguez junto al presidente provincial, Alfonso Rueda, y el eurocandidato pontevedrés Francisco Millán Mon. A Ana Pastor, finalmente, le resultó imposible acudir. En el exterior, en la «Rafaneta», la ya famosa «food truck» del PP pontevedrés, se servían cafés y bollos gratis. Hubo quien se quedó fuera por requisitos de seguridad. Dentro, se representó una obra donde Feijóo no ocultó que la empresa es ardua: «Sé que Rafa lleva poco tiempo. Qué le vamos a hacer. Sé que no es fácil ganar a la primera. Es muy difícil. ¿Pero para qué esperar cuatro años si lo podemos conseguir el domingo?».

«Anticipemos el futuro, recuperemos el futuro, ganemos el futuro, encaremos el futuro», clamó Feijóo, quien recordó que «cuatro años en la vida», los que quiere sumar en el cargo el alcalde nacionalista, «son muchísimo tiempo. Podemos cambiar las cosas. Iniciar una nueva época. Agradecer a Lores los servicios prestados. Nunca le vamos a declarar persona non grata porque no somos el BNG, somos el PP», tiró de retranca, recordando el ataque «lleno de sectarismo» a Rajoy, hoy presente en la campaña.

No ahorró Feijóo las menciones a Lores, al que acusó de «tapar» su «inacción» con «una pancarta contra los trabajadores y familias de Ence». Con «hostilidad». Frente a su modelo, «la única posibilidad de cambio es Rafa. Todos los demás son fieles escuderos del BNG». Otro guiño a Rajoy:«Rafa es la alternativa en Pontevedra. Fin de la cita». Aplausos. «El domingo hay dos papeletas. La de Rafa... pero no olvidéis una de color azul, como el azul gallego, como el azul de nuestra bandera, el del PP, el de las elecciones europeas», logró colar Millán Mon.

El protagonismo se lo llevó Domínguez, al que su jefe definió como «el que más ganas tiene de ser alcalde», y al que animó:«Transmite la ilusión que llevas dentro. El domingo por la noche, si no me llamas tú, te llamo yo». «Para mí Pontevedra es todo», lanzó el candidato. «¡Ha llegado el momento del cambio, tengo esperanza!». «Tengo ilusión, energía y un equipazo. Hay otra Pontevedra que es posible», afirmó. Con la ría limpia, con menos impuestos. «Nunca voy a traicionar a Pontevedra. Para mí es lo primero. Sois lo primero. ¡El día 26 vamos a dar la vuelta a esto! ¡Viva Pontevedra!», cerró por todo lo alto.