Manifestación de los trabajadores de Alcoa, Ferroatlántica y Celsa Atlántic en Santiago
Manifestación de los trabajadores de Alcoa, Ferroatlántica y Celsa Atlántic en Santiago - MIGUEL MUÑIZ
INDUSTRIA

Las electrointensivas: «La falta de regulación nos mata día a día»

Medio millar de trabajadores de Alcoa, Ferroatlántica y Celsa marchan en Santiago

SantiagoActualizado:

Primero fue Alcoa, luego Ferroatlántica y Celsa Atlantic podría ser la siguiente. Medio millar de trabajadores de estas industrias grandes consumidoras de energía se manifestaron esta mañana en Santiago en la primera marcha conjunta para pedir soluciones de futuro. Volvieron a reclamar la aprobación del estatuto de las electrointensivas, el conjunto de medidas para abaratar la factura energética prometido por el Gobierno central. «La falta de regulación nos está matando día a día», resumió Juan Carlos López Corbacho, presidente del comité de Empresa de Alcoa en La Coruña.

Al grito de «Queremos trabajar y no emigrar» o «gobierne quien gobierne la industria se defiende», la marcha partió sobre las 11.00 de la mañana del estadio de San Lázaro para llegar hasta la sede de la Xunta en San Caetano. Allí el actor Santiago Fernández se encargó de leer el manifiesto. Censuró que la inacción del Gobierno central y de la Xunta «va a dejar los polígonos industriales convertidos en un desierto». Exigió al Ejecutivo de Pedro Sánchez que cumpla su compromiso y apruebe por la vía de urgencia el estatuto para las electrointensivas y pidió que las administraciones adquieran las empresas en riesgo mientras no se logre un precio competitivo para la electricidad. Alcoa ha dado hasta el 30 de junio para vender sus factorías de La Coruña y Avilés, pero pese a que hay inversores interesados todos reclaman un marco energético estable que permita a las factorías ser competitivas. No puede ser —recordó el presidente del comité de empresa de Ferroatlántica en Sabón, Alberto Ferreiro— que el megavatio hora «se pague en Francia a 23 euros y nosotros a 58».

Tras la manifestación, los representantes de los trabajadores fueron recibidos por el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde. En la reunión, el comité de Alcoa instó a la Xunta a «no permitir que la multinacional toque una sola cuba de las naves que no se pueda volver a poner en marcha en el futuro». López Corbacho insistió en que «nos queda poco tiempo para encontrar una solución» y aunque confían en una salida antes del 30 de junio, en caso de que no aparezca comprador, el Estado y la Xunta deben garantizar el futuro de la fábrica. El presidente del comité de Alcoa San Cibrao, Xosé Paleo, reclamó «altura de miras, por encima de partidismos» a los políticos. Recordó que si la factoría de la Mariña cierra no se va a instalar allí «en muchas generaciones» ninguna empresa de esas características. « No pedimos subvenciones», dijo, «pedimos competir en pie de igualdad con el resto de países europeos».

El titular de Industria, Francisco Conde, responsabilizó al Ejecutivo de Sánchez de la situación que atraviesa la industria electrointensiva en Galicia, que da empleo según los sindicatos a 4.000 personas en la Comunidad. Conde recriminó al Gobierno que haga «cálculos electorales» con la situación de los trabajadores y urgió nuevamente la aprobación del estatuto para las electrointensivas. El Ejecutivo socialista se había comprometido a aprobarlo a dos días de las pasadas elecciones generales, pero tras recibir un informe de Competencia que alertaba de que la UE podría poner problemas con las medidas propuestas al considerarse ayudas públicas, decidió aparcar el documento. Conde reclamó «concreción» al Gobierno para sacar adelante un estatuto que debe aportar «estabilidad» a un sector que precisa una «reducción de la fiscalidad» y «modificar el sistema de peajes».