Interior de la Catedral de Santiago tras la retirada del mobiliario para acometer las obras de restauración
Interior de la Catedral de Santiago tras la retirada del mobiliario para acometer las obras de restauración - Miguel Muñiz
Obras de rehabilitación

La Catedral, como nunca antes

Las obras de restauración del templo compostelano, que se prolongarán durante 18 meses, ofrecen una imagen inusual de la basílica despojada de su mobiliario

SantiagoActualizado:

Sin bancos y sin confesionarios pero con andamios y grúas en su interior. El inicio de las obras de restauración de la Catedral de Santiago ofrece una inusual imagen del templo compostelano, en donde desde hace apenas unas semanas se combina la presencia de curiosos y turistas con la de los operarios que trabajan para que la basílica santiaguesa luzca en todo su esplendor el próximo Año Santo 2021. Aunque el grueso del operativo aún no se ha desplegado en el interior de la Catedral, las obras y la necesaria retirada de mobiliario para acometerlas ya han obligado a cancelar las misas hasta el próximo 2020, si bien la complejidad de los trabajos hará que se prolonguen durante un plazo de 18 meses.

En concreto, la restauración en marcha se centrará de manera simultánea en el interior del templo —adecentando los pilares de la basílica— y también en el exterior, en la cubierta de la nave principal y del crucero. El principal objetivo es paliar los daños que la humedad y las filtraciones de agua han causado en la piedra con el paso del tiempo, así como retirar los acabados de cemento para sustituirlos por otra solución que permita una mejor ventilación e impermeabilización de los materiales, mejorando su conservación.

Fuentes de la Catedral consultadas por este diario insisten en que todas las obras acometidas en la basílica suponen un trabajo «serio, riguroso y minucioso» para analizar desde el punto de vista histórico, arqueológico y documental las mejores técnicas, materiales y métodos para abordar una restauración de este tipo. En el caso del templo compostelano, las investigaciones y la experiencia de las distintas obras acometidas a lo largo de los años han llevado a los expertos a recuperar las soluciones constructivas originales, que a la larga han ofrecido un mejor resultado. «Si la Catedral tiene elementos de cantería o herrería se restauran con canteros o herreros, o si en su día se utilizaron materiales de cal, ahora no recurrimos al cemento ni a otros productos modernos», ejemplifican.

Grúa en el interior del templo
Grúa en el interior del templo - Miguel Muñiz

Para que restauración y conservación vayan de la mano, los trabajos se realizan con la supervisión técnica y el asesoramiento de la Dirección Xeral de Patrimonio. Fuentes de la basílica compostelana inciden en la importancia de este aspecto, ya que una intervención de este tipo en un monumento de tal envergadura debe acometerse desde un conocimiento «lo más amplio posible» de sus particularidades. En este sentido, los expertos implicados en la restauración realizan un doble trabajo, que combina la rehabilitación del templo con la elaboración de un plan de conservación de las zonas rehabilitadas «al que cada cierto tiempo se va a tener que volver para repasar y revisar si se están haciendo bien las cosas».

Año Santo

Una vez finalizadas las obras en los pilares interiores y en las cubiertas de la Catedral, el templo todavía tendrá que afrontar otras actuaciones para culminar su proceso de restauración con vistas al Año Santo de 2021. Los planes del templo compostelano pasan por que antes del próximo Xacobeo se actúe también sobre el claustro, la capilla del Cristo de Burgos o el altar mayor. Atrás quedaron ya, entre otras, la reforma de la Torre del Reloj, la fachada de la Azabachería, o la del Obradoiro, la estampa más fotografiada de la basílica santiaguesa y la que espera recibir a miles de peregrinos el próximo Xacobeo.