Pistola hallada en un escondite en la vivienda de Atristain - EFE

Los etarras del «comando Imanol» fueron adiestrados en Venezuela en 2008

Javier Atristain Gorosabel y Juan Carlos Besance estuvieron casi cuatro semanas en el país iberoamericano

vasco press
MADRID Actualizado:

Los presuntos miembros del «comando Imanol» de ETA Javier Atristain Gorosabel, «Golfo», y Juan Carlos Besance Zugasti, «Fenómeno», fueron enviados a Venezuela en el verano de 2008 para recibir un cursillo de adiestramiento. Las actividades de los etarras fueron coordinadas por Arturo Cubillas Fontán, un miembro de ETA reclamado por la justicia española que tiene un cargo en el Ministerio de Agricultura de Venezuela.

Los dos etarras, que han sido enviados a prisión por el juez Ismael Moreno, estuvieron casi cuatro semanas en el país iberoamericano y durante ese tiempo fueron adiestrados por otros miembros de ETA y por unos venezolanos. Además, estuvieron realizando prácticas con armas de fuego en un paraje de selva, junto con militantes chilenos.

Según informaron a la agencia Vasco Press fuentes de la investigación, las órdenes para que Atristain y Besance se trasladaran a Venezuela a realizar el cursillo fueron impartidas por el entonces dirigente del «aparato militar» etarra Mikel Carrera, «Ata», quien justificó el viaje indicando que en Francia no era posible realizar prácticas mediante el uso de armas de fuego y que eso sólo podían hacerlo en el país sudamericano.

En julio, los integrantes del «comando Imanol» recibieron unos 2.000 euros de manos de «Ata» para pagarse el viaje. Se da la circunstancia de que en la documentación intervenida, en mayo de 2008, al dirigente etarra Francisco Javier López Peña, «Thierry», figuraba un presupuesto para que el «aparato militar» organizara un curso en Venezuela, país al que en las claves de la banda se referían como «Urano».

La anotación que figuraba en esos documentos decía, textualmente, «ESA (aparato militar): Curso de formación en Urano (Venezuela): 2.000 euros (viaje, comida) + 2.000 euros trompeta».

Los dos salieron desde Madrid hacia Caracas en diferentes vuelos, con una semana de diferencia. Una vez llegados a territorio venezolano se encontraron con Arturo Cubillas Fontán, antiguo miembro del «comando Oker» que está reclamado por la justicia española por varios asesinatos y por ser el enlace entre ETA y las FARC.

Durante un traslado en coche, los etarras se toparon con un control de la policía venezolana, ante la que se identificó Arturo Cubillas logrando que le permitieran continuar el viaje sin ninguna incidencia. Una vez en Venezuela fueron trasladados a un apartamento donde otros dos miembros de ETA identificados como Iurgi Mendinueta y José Lorenzo Ayestarán, «Fanecas», les impartieron un cursillo en el manejo de componentes electrónicos.

«Fanecas» fue detenido el pasado mes de febrero en Francia, a donde había regresado para encargarse del adiestramiento de nuevos militantes.

EFE
EFE

Terminado el cursillo de electrónica, los dos etarras fueron conducidos a otra vivienda, situada cerca de la costa, en la que unos desconocidos, al parecer ciudadanos venezolanos, les enseñaron a manejar armas de fuego, a montar y desmontar pistolas y fusiles. Concluida esa fase, los etarras volvieron a ser trasladados, en esta ocasión a varios cientos de kilómetros al interior del país, en una zona de selva. Fueron alojados en una caseta y permanecieron varios días realizando prácticas con armas de fuego, incluido adiestramiento de francotiradores.

Cuando los etarras llegaron a este lugar en la selva se encontraron con varios ciudadanos chilenos que llevaban bastante más tiempo en ese campo y con los que estuvieron entrenándose con las armas de fuego. Se desconoce a qué grupo pertenecían los chilenos que compartieron su adiestramiento con los miembros del "comando Imanol". Los dos etarras, tras permanecer un mes en Venezuela, volvieron a España por vía área viajando, al igual que a la ida, por separado y con varios días de diferencia entre uno y otro.

Una pistola en un zulo secreto

Javier Atristain Gorosabel guardaba una pistola y un detonador en un escondite secreto en su vivienda que ayer fue hallado durante un registro de la Guardia Civil. Los agentes trasladaron a San Sebastián al presunto «liberado» del «comando Imanol» para inspeccionar de nuevo su casa, en la calle San Martín.

En este segundo registro, el anterior fue el pasado miércoles, los guardias civiles localizaron un escondite oculto por una falsa pared tras una cajonera. En el zulo se localizó la pistola, un detonador, veinte placas de matrículas de automóviles, dos walkies, un scaner y un teléfono móvil. Este hallazgo se suma a los 170 kilos de material explosivo encontrados en un garaje de Villabona y en un escondite secreto de un sótano del barrio donostiarra de Puyo. La Guardia Civil ha expuesto hoy todo ese material, que estaba a disposición de Atristain y de Besance.

Besance formó parte del comando Argala

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha señalado por otra parte que Besance formó parte del comando 'Argala' en 2002. El ministro ha ofrecido estos datos durante un encuentro con los medios de comunicación en la inauguración del acuartelamiento de la Guardia Civil de Navia (Asturias).

Rubalcaba ha señalado además que Besance Zugasti tuvo relación con el atentado frustrado contra el catedrático y ex consejero de Educación y de Justicia del Gobierno vasco, José Ramón Recalde el 14 de septiembre del año 2000 y participó también en un atentado en Leitza. «Estos datos confirman la importancia de las detenciones de estos dos etarras», ha destacado el ministro del Interior y ha asegurado que «el Gobierno continúa en su lucha contra la banda terrorista».